El Manitou, el velero de J.F.Kennedy.

J.F.K sentía un amor por la mar desde su infancia. Ya siendo presidente de los Estados Unidos, frecuentaba navegar con su barco de vela el “Manitou”, un velero cutter de madera de 19 metros de eslora. El Manitou es uno de los 49 veleros, algunos centenarios que el pasado fin de semana coincidieron en Barcelona con motivo de la Regata Puig Clásica.

 

JFK en el Manitou. Fuente JFK Library

JFK en el Manitou. Fuente JFK Library

Historia previa del barco de vela Manitou.

El diseño del cutter de 62 pies fue encargado por su inicial propietario a Olin Stephens, de Sparkman & Stephens, en el año 1937 para competir en la Chicago Mac Cup. Se construyo en los Astilleros de Davis Brothers de Maryland.

El nombre de Manitou proviene del nombre que los indios nativos pobladores de USA y Canada daban al Gran Espíritu creador del mundo.

Después de tres años de éxitos en regatas, el velero fue adquirido por la US Coast Guard como velero-escuela.

Manitou. Fuente E. Hoover

Manitou. Fuente E. Hoover

Casa Blanca flotante.

Cuando John Fitzgerald Kennedy se convirtió en presidente, el yate presidencial era un yate a motor de 92 pies que Kennedy rebautizó como “Honey Fitz” en honor de su abuelo.

Con intención de navegar a vela, encargó a su Ayudante de la US NAVY, el Capitán de Navío Tazewell, la búsqueda de un velero adecuado para navegar y poder acoger reuniones presidenciales.

La propuesta del marino fue el Manitou. Elegido por su elegancia y belleza: construido en maderas exóticas (nogal, caoba y teca) contaba con un amplio salón, chimenea de leña y dicen que hasta una bañera de porcelana hundida bajo las tablas del piso

Fue trasladado hasta la Bahía de Chesapeake, cercana a Washington para ser “armado” de los más avanzados equipos de comunicaciones (radios y televisiones de la época…) para servir de oficina presidencial.

JFK y Jackie en el Manitou. Fuente JFK Library

JFK y Jackie en el Manitou. Fuente JFK Library

 

Durante su mandato, la embarcación fue apodada la “Casa Blanca flotante” porque el presidente solía convocar reuniones a bordo, antes o después de jornadas marineras con sus Secretarios de Estado en la propia Bahía de Chesapeake ó en aguas de la isla de la residencia familiar del presidente de Martha´s Vineyard.

Etapa posterior.

Cinco años después de la trágica muerte del presidente en 1963, el barco fue vendido en subasta a la Escuela Lundeburg de náutica.

Manitou, Fuente E. harrys

Manitou, Fuente E. harrys

 

Aristóteles Onassis, quien en ese momento, 1968, estaba a punto de casarse con la viuda del presidente, trató de comprarlo a cualquier precio, sin éxito porque la Escuela rechazó todas las ofertas argumentando que deseaba enseñar a navegar a jóvenes aficionados norteamericanos en tal emblemático barco.

En 1999, el Manitou fue comprado por la nieta del primer propietario del barco para ser restaurado precisamente en Chesapeake, cerca del astillero constructor, y devolverlo a la familia.

Manitou. Fuente Alexis Courcoux

Manitou. Fuente Alexis Courcoux

 

Hace pocos años fue vendido a sus actuales propietarios, quienes deseaban chartear el barco a clientes distinguidos y navegar por el Mediterráneo participando en regatas clásicas como la Regata Puig Clásica de la pasada semana celebrada en las aguas de la siempre acogedoras de la ciudad de Barcelona.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published