Nomenclatura del gobierno a vela

El mundo del mar, de la náutica, es muy diferente del mundo terrestre. Desde que se zarpa de puerto un barco está expuesto a inclemencias que en tierra se sobrellevan mejor. En el mar la tripulación solo se tiene a sí misma para alcanzar con éxito la aventura marinera. Una distinción que afecta en algunos casos hasta al carácter de la gente de mar. Pero que tiene su más llamativa diferencia en el lenguaje náutico.

La navegación a vela

El lenguaje del mar

Todos los que nos iniciamos en la náutica, y algunos que ya llevamos algunos años en la mar, nos sorprendemos por las palabras que se utilizan para referir los objetos y labores de a bordo. Un lenguaje que ha dado para escribir más de un libro y para alentar más de una anécdota.

En esta ocasión nos queremos referir al lenguaje que se utiliza en las maniobras de las embarcaciones de vela. Conocer el origen y la variedad de nombres que se pronuncia a bordo de los veleros cuando nos hacemos a la mar.

En una referencia anterior mencionamos de pasada algunas de la maniobras básicas en la navegación a vela, así como los tipos de aparejos de vela que se han venido utilizando a lo largo de la historia, lo que nos mueve a adentrarnos allende de las palabras.

Diccionario del gobierno a vela

Abatir: El efecto del abatimiento produce que un barco se distancie de su derrota, sin modificar el rumbo. Se debe a agentes externos, concretamente al viento y la corriente. Para contrarrestarlo se prevé el abatimiento por corriente, dado en las cartas náuticas, y el del viento, por las previsiones meteorológicas, que siempre hay que consultar antes de hacernos a la mar.

Arribar: Esta palabra tiene dos acepciones en el mundo náutico. De una se entiende como llevar el barco a un puerto que no es el de destino original, bien sea por avería, por buscar abrigo o por decidirlo así el patrón. Pero en los barcos veleros también es la maniobra de alejar la proa del viento. De buscar el viento con una marcación mayor a seis cuartas por barlovento.

Acuartelar: Es una maniobra que se utiliza para poner el barco navegando por largo. Lo que se hace es llevar el puño de la escota hacia barlovento, de manera que se ofrece más superficie de vela al viento.

Bogar y ciar: Con la ciaboga lo que se pretende es girar el barco utilizando la mínima cancha posible. De hecho la ciaboga ideal es la que el buque realiza geoestacionario, sobre un mismo punto respecto al fondo. Ciar y bogar son los nombres que reciben la acción de remar hacia popa y hacia proa, respectivamente, de forma que al hacerlo una por cada banda el barco se gira.

Caer: Se dice que un barco cae cuando su proa se desvía hacia cualesquiera bandas, separándose de su rumbo. En vela se utiliza igualmente, pero no hay lugar a confusión de la banda de caída. La voz de caer ordena desviar el rumbo a sotavento.

Derivar: Esta palabra es sinónima de “abatir”, sin embargo es más precisa. Cuando un barco deriva lo hace por efecto únicamente de la corriente. De manera que se mantiene a rumbo, pero no sigue la derrota deseada, sino que es desplazado por la superficie por la corriente.

Escorar: La escora es el ángulo que toma el barco hacia una banda con respecto de la vertical. Puede estar producida por un corrimiento de la carga, un desplazamiento de la tripulación o por la acción de un viento.

Fincar: Esta maniobra se realiza cuando hay poca agua bajo la quilla y se pretende mover la embarcación sin velas. Para desplazar el barco se utiliza un bichero o pértiga (en zonas de marismas) que apoyada sobre el fondo ayuda a mover la embarcación. Es una maniobra muy útil en veleros puros que carecen de motor, con objeto de ayudar al atraque.

Guiñar: Cuando el barco se separa momentáneamente de su rumbo e inmediatamente vuelve a él se dice que guiña. Un efecto muy usual cuando hay fuerte oleaje marcado por la aleta o la amura, que produce un desplazamiento horizontal de la nave y requiere un gobierno eficaz para prevenirlo.

Orzar: Un antónimo de esta voz es arribar, que hemos comentado más arriba. En la maniobra de orzar se procura recibir el viento con una marcación próxima a la proa. Una labor que se usar para ceñir y realizar la virada por avante, que vimos en las nociones básicas de la navegación a vela.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published