El Salón Náutico de Mónaco estrena yates e imagen

25 años cumple esta edición el Salón Náutico de Mónaco. El aniversario lo celebra con más atraques que en años anteriores en los que se mostrarán los grandes yates que han arribado recientemente al mercado náutico.

Debido a las reformas iniciadas por el Gobierno de Mónaco en las instalaciones portuarias, parte de la exposición del Monaco Boat Show se ha reorganizado. El resultado se puede visitar desde el 23 de septiembre al día 26. Tres jornadas en la que los grandes yates vuelven a ser protagonistas. En total son 121 megayates los que copan las instalaciones marinas. De ellos, 52 son presentaciones nuevas, en lo que supone una importante apuesta del sector naval de buques de recreo. Como ocurre con la muestra de La Rochelle son las firmas italianas las más numerosas, junto con 15 países más que vienen a traer sus propuestas náuticas más atractivas.

Náutica a lo grande

En la oferta náutica de Mónaco destacan los yates de más 70 metros de eslora. Buques impresionantes, como impresionantes son los datos que lo definen.

Amadeus

70 metros de eslora por 11,58 metros de manga dan cabida a doce pasajeros que pueden sentir su máxima potencia a los 15 nudos de velocidad máxima. Este yate de lujo ha sido diseñado por Reymond Langton, con interiores de Francois Zuretti. Además de los 7 camarotes ofrece una agradable estancia con sala de cine, campos de golf en cubierta, sauna, piscina y gimnasio. Un clásico renovado que sigue conquistando a patrones y armadores ocho años después de su puesta en escena.

Amadeus

Yersin

Pocos se atreverían a decir que esta joya de la ingeniería naval es un yate de lujo. Su aspecto exterior más se asemeja a un buque oceanográfico, sin embargo, se trata de un yate para los armadores a los que les gusta mucho navegar. Su estructura se ha diseñado para desarrollar derrotas por las gélidas aguas polares, una suerte de “yate ártico”. Para hacerlo más rentable se puede utilizar como crucero, gracias a la clasificación obtenida en las pruebas náuticas y a sus confortables cabinas con capacidad para 40 pasajeros.

Yersin

Silver Fast

Moderno, aerodinámico, rápido y todo un lujo al alcance de unos pocos. El Silver Yacht llega a Mónaco procedente de Australia. Bajo cubierta se han instalados modernos propulsores eficientes para dar la autonomía y velocidad que requiere este gigante de 77 metros de eslora y 10 metros de manga. Hasta 27 nudos alcanza a máxima potencia. Siendo capaz de dar alojamiento a 18 pasajeros y 17 tripulantes.

Silver Fast

Apsaras

Una eslora más modesta tiene uno de los pocos veleros que tiene atraque en el Salón de Mónaco. Este confortable barco de líneas modernas y minimalistas consigue integrar el interior y el exterior con un ambiente amplio y diáfano. Su eslora de 23,98 metros, no obstante, hace que se encuentre en el límite entre una embarcación y un buque de recreo.

Twizzle

El mayor de los veleros que se muestran en Mónaco alcanza los 57,50 metros de eslora. Sus jarcias y velas necesitan hasta 11 tripulantes, a los que pueden ayudar los 8 pasajeros autorizados. Lanzado en 2010, este velero sigue sumando premios por la calidad de sus materiales y su diseño, que consigue combinar un espacio elegante y cómodo para los pasajeros y una navegación competitiva apta para regatas.

Twizzle

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

One Response

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published