Sistemas anti balance para yates. Parte I.

Tras introducir brevemente los parámetros básicos del balance y su incidencia en el mareo en un POST anterior, abordaremos hoy los sistemas para minimizar el movimiento en yates, tanto como medida de diseño, como medida paliativa, en el caso de una embarcación ya en servicio con excesivos movimientos de balance.

 Movimiento

Velas de tope de palo … Sistema minoritario.

Algunos barcos pesqueros del norte de Europa disponen de una pequeña vela para amortiguar los movimientos de la embarcación. La vela debe ser casi plana, sin botavara y con una baluma que no trabaja. Normalmente se sitúa anclada en puntos lo más alto posible.

La razón por la que la vela funciona bien es que la fuerza ejercida por cualquier fluido (incluido el aire) es proporcional al cuadrado de su velocidad. Como la distancia de la vela al centro de rotación del pesquero (aproximadamente situado en la flotación) es apreciable, se produce un movimiento relativo del aire en la vela que genera un momento adrizante que tiende a compensar el movimiento de balance. Cierto es que este método es muy minoritario…

 

¿Por qué?… Como el agua es 840 veces más densa que el aire, cualquier sistema de amortiguación de movimientos bajo el agua es más efectivo de sobre él.

 

pesquero

Quillas de pantoque.

El sistema más extendido en la mayoría de los barcos son las quillas anti balance. Son largas aletas muy finas y esbeltas, situadas a media eslora aproximadamente en ambas bandas, en la zona de unión del fondo con el costado. Son fijas, no poseen movimiento activo.

Constituyen siempre el primer escalón de reducción de balance porque pueden reducir el 50 % del movimiento de balance, especialmente en carenas con formas redondeadas. El motivo de no poder amortiguar más la tasa de movimiento es la cercanía de su posición respecto al centro de rotación. Aún así, resultan eficientes, porque son fáciles y baratas de instalar y no requieren mantenimiento.

 

Quillas de pantoque

Aletas activas.

Algunos yates instalan aletas activas anti balance. Su uso está muy extendido en los Buques de Guerra que necesitan minimizar las amplitudes y aceleraciones de los movimientos en ciertos puntos de la cubierta para permitir operaciones de toma y despegue de aeronaves ó aumentar la precisión del lanzamiento de proyectiles.

Su funcionamiento es activo: de forma análoga a los alerones de la alas de un avión, se mueven anticipándose al balance del barco y generando fuerzas de sustentación, que se transforman en momentos adrizantes. Proporciona dos grandes ventajas: por un lado, las fuerzas de sustentación son altas aun en bajos ángulos de balance; y por otro, su movimiento es controlado de forma automática por sistemas que reciben datos de los gyros, por lo que no hay que operarlo.

Aletas anti balance. Fuente Safari

 

A diferencia de las quillas pasivas, que necesitan grandes movimientos de balance para producir amortiguamiento, las aletas eliminan una gran cantidad de balance aún siendo bajo.

 

Las desventajas fundamentales son, por un lado el coste de adquisición y de mantenimiento, y por otro que los servos hidráulicos que mueven la aleta ocupan un valioso espacio interior del barco en una zona media del barco, que en el caso de yates, pueden ocasionar un incómodo ruido nocturno en las cabinas situadas en esa zona del barco.  

OLAS
Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published