El balance y el mareo.

Uno de los problemas más incidentes en los yates a motor es el asociado al balance en olas, tanto navegando como cuándo el barco está fondeado. Afortunadamente existen técnicas y sistemas reductores de movimiento de balance.

 

 El balance.

Las amplitudes del movimiento de balance no están asociadas al tamaño del barco; en ocasiones embarcaciones pequeñas poseen mayores balances que los megayates.

Cuánto menor es el barco, menor es su periodo natural, esto es, menor es el tiempo de recuperación de la posición, ante una perturbación. La estabilidad y el momento de inercia determinan el periodo de balance. Cuanto mayor sea la estabilidad de un barco, menor será su periodo natural.

Como los mares que poseen olas de periodos bajos son  las más frecuentes, las embarcaciones menores son más propensas a producir movimientos extremos.

Movimiento de balance

Movimiento de balance

Diseño de carenas.

En este sentido, los ingenieros navales buscamos diseñar formas del barco que amortigüen y minimicen los movimientos de balance y se alejen de los periodos más frecuentes de las olas en la mar.

El casco no debe tener periodos tan bajos que provoquen excesivas aceleraciones en una comparación gráfica de “efecto tentetieso”.

Las carenas con codillo en cascos con forma de “V” poseen mejor comportamiento anti balance que las carenas con formas redondeadas en “U”.

Confort.

Las personas somos especialmente sensibles a oscilaciones con periodos bajos. Oscilaciones con periodos comprendidas entre tres y doce segundos son muy poco confortables, especialmente los próximos siete segundos.

La Norma ISO 2631-1:1997 proporciona los límites de confort para evitar el efecto mareo.

Es igualmente importante que los periodos de los movimientos de balance y cabeceo (movimiento de inmersión y emersión de la proa) no estén cercanos.

Si lo fueran, en las embarcaciones que naveguen en “quartering seas” (mares con ola incidente oblicua de proa),  se induce un movimiento de sacacorchos también llamado “Holandés”, tremendamente mareante.

Estimación en diseño.

El cálculo y estimación de los movimientos del buque es una materia complicada. Afortunadamente existen grandes ayudas técnicas.

Los resultados de ensayos con modelos a escala son una excelente fuente de información. En España, el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (CEHIPAR) posee una instalación única: el denominado “Laboratorio de Dinámica del Buque” ó “Canal de Olas”, con capacidad de generación de oleajes regulares ó mares irregulares, para registrar las amplitudes y aceleraciones angulares de los movimientos de los modelos y asegurar el correcto diseño de las embarcaciones.

Alternativamente, los diseñadores poseen herramientas de software con modelizaciones numéricas basadas precisamente en resultados de ensayos en canal.

ALETA ESTABILIZADORA

Aleta estabilizadora

Sistemas anti balance.

En el caso de que las formas e inercias de la embarcación impidan la optimización, existen varias alternativas: quillas antibalance, aletas activas, tanques anti balance, ó en el extremo, tomar la decisión de diseño de trabajar con una carena tipo catamarán que se comporta mejor que una monocasco equivalente.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

One Response

  1. Luis

    diciembre 26, 2014 4:58 am, Responder

    Me pareció muy interesante este post, me gustaría que se añada la información que se recomienda para evitar estos problemas, libros o clasificadoras tal vez. Gracias

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published