Reglas de navegación a vela

La navegación marítima se caracteriza por dos aspectos fundamentales. De una parte se desarrolla en un entorno en constante cambio, por la interacción atmosférica y con otros buques: corriente, viento, oleaje… Además de carecer de señalización constante, más que en zonas próximas a la costa. Por ello, sabiamente, se elaboró el Reglamento Internacional para Prevenir los Abordajes en la mar de 1972 (y toda la retahíla de enmiendas posteriores).

bavaria-56

Los buques de vela, pioneros en el uso del mar como medio de transporte, se ven sometidos a normas concretas atendiendo a sus peculiaridades propias. Así encontramos que el RIPA (la ley de tráfico marítimo) define una serie de reglas de navegación para los buques de vela.

Qué es un buque de vela

Si bien los buques de vela fueron los primeros en surcar los mares, en la actualidad es una especie relegada a regatas, casi en su totalidad. Los veleros más usuales de la náutica recreativa están dotados de máquinas propulsoras. Lo que a efectos normativos lo convierten en buques de propulsión mecánica. Sin embargo, no son pocos los marinos, que llevados por la pasión de la navegación pura, deciden apagar los motores y gobernar a golpe de viento.

Así pues, un buque de vela es aquel que, caso de llevar motor, no lo utiliza, sino que se vale de la fuerza proporcionada por el viento para realizar la navegación. Para estos casos sí que se considera a los veleros como buques de vela, y por tanto sujetos a las normas que regulan la navegación a vela.

No obstante, cabe una apreciación: cuando hay visibilidad reducida (por niebla, por ejemplo). El reglamento considera que un buque de vela ha poder identificarse (las velas o llevando una marca cónica con el vértice invertido cuando se propulse por máquina). Por lo que no hace distinción entre buques de vela y de propulsión mecánica cuando la visibilidad es escasa e impide que los barcos se vean a simple vista. En este caso no se aplican las normas de navegación a vela, sino normas de navegación en visibilidad reducida.

Cómo se gobiernan los veleros

A parte de las maniobras habituales para gobernar un velero, el RIPA establece normas de navegación. La regla 12 da las pautas de comportamiento de los veleros entre sí, a lo que se suman reglas posteriores que evalúan los riesgos de abordajes con otras categorías de buques.

Las reglas fundamentales de navegación a vela son tres:

  • Cuando dos veleros reciben el viento por distinta banda, el que tenga barlovento por babor gobierna al otro.

  • Cuando dos veleros reciben el viento por igual banda, el que se encuentre a barlovento debe gobernar.

  • En caso de duda, o de que no se pueda definir la banda de barlovento, se gobierna dejando libre la derrota del otro.

A estas reglas, delimitadas al gobierno entre dos veleros a la vista uno de otro, hay que sumar las que establece el código cuando un barco a vela se encuentra con uno propulsado por su máquina.

Para estos casos se ha de tener en cuenta lo siguiente:

  • Un buque de vela que esté dando alcance a otro cualquiera, se debe mantener apartado de la derrota del alcanzado (buque que alcanza gobernará sin tardanza).

  • Una vez alcanzado (adelantado) otro barco, nunca se cruzará su proa. Un adelantamiento no da lugar a una situación posterior de cruce.

  • Si un velero está siendo alcanzado, está obligado a mantener rumbo y velocidad, en la medida de lo posible. Y si los modifica, hacerlo sin poner en peligro al barco que maniobra.

  • Los veleros no deben entorpecer a buques sin gobierno, con capacidad de maniobra restringida o barcos dedicados a faenas pesqueras.

Con todo, a estas normas se suman la obligación de los veleros de no estorbar el tránsito seguro de barcos que solo puedan navegar por canales (lo que puede dar lugar a importantes multas), ni de los que navegan por dispositivos de separación de tráfico.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

5 Responses

  1. Juanito

    enero 18, 2014 6:09 pm, Responder

    Interesante artículo, pues aunque, el que más, el que menos, conocemos (o deberíamos conocer) estas reglas, es importante recordarlas de tanto en tanto, por aquello de la memoria fragil. Gracias al autor por ello.

    • Juan Pedro Diego

      enero 19, 2014 10:54 am, Responder

      Es verdad que todos conocemos las reglas de navegación, pero siempre viene bien recordarlas.
      Muchas gracias por tus comentarios. Si hay algún tema que te interese y quieres que lo comentemos en navegar.com no tienes más que decirlo.
      Salud y buena proa.

  2. MERYEM EL KASMI

    junio 10, 2015 4:16 pm, Responder

    la verda me ha parecido bien lo de las reglas de navegacion porque esta mas explicado con vuestras palabras.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published