Nuevo Certificado profesional de especialidad

Cada vez se requiere de capitanes, pilotos y patrones mayor formación para hacernos a la mar. A la formación universitaria (que parece que no llega a los mínimos) se ha de sumar los certificados profesionales de especialidad. Aunque al final nadie se especializa en una cosa, sino que se hacen todos los “cursillos” para tener más opciones de embarcar.White tourist ship a summer day on a background of mountains of

A la lista de certificados de especialidad que hay en la actualidad se suma ahora uno nuevo: la formación para navegar en aguas polares o con hielos a la deriva (este sí que lo habrían tenido que hacer los oficiales del Titanic).

El nuevo certificado de especialidad en aguas polares será necesario (previsiblemente) a partir de 2018, en virtud de la entrada en vigor del Código Polar en 2017. Así lo ha expresado la Organización marítima internacional, OMI, y en concreto el Subcomité sobre el factor humano, formación y guardia.

La OMI pretende que los países firmantes exijan a sus pilotos y capitanes una formación especializada que les permita navegar con seguridad en aguas antárticas y árticas. Algo que justifica la Organización ante la proliferación de cruceros turísticos por el ártico y la apertura de nuevas líneas de navegación entorno al Polo Norte.

En el comunicado, facilitado por la Autoridad marítima de Dinamarca, se pone de manifiesto la necesidad de que pilotos y capitanes tengan una formación específica en navegación entre hielos, siendo conscientes de la limitación de las naves y las tripulaciones ante una emergencia surgida en aguas gélidas. A tenor de la falta de infraestructuras en estos mares y ante posibles casos de accidentes marítimos y contaminación del medio ambiente marítimo polar.

Los nuevos requisitos establecidos por la OMI se incorporarán próximamente al itinerario curricular marcado en el Convenio internacional sobre normas de formación, guardia y titulación de las gentes de mar, STCW 78/95. Si bien, desde la institución internacional se apunta a principios de 2018 como fecha preferente de aplicación (las cosas de la mar van despacio), la misma OMI alienta a los países firmantes a que se pongan en disposición de que entre en vigor un año antes, en concreto en 2017, junto con la entrada en vigor del Código Polar ya aprobado.

El nuevo certificado de especialidad que habilita a la navegación en aguas polares tendrá dos niveles de capacitación: básico y avanzado. Como ocurre en otros casos. Distinguiendo la formación que debe tener todo tripulante embarcado en un buque que navegue por aguas polares y la formación más específica y concienzuda que debe tener quienes asumen las responsabilidades del mismo barco.

La formación y adiestramiento se fijará en un minucioso plan que supondrá una parte de formación teórica (necesaria ante la escasa importancia que se le da en planes formativos oficiales) y una formación práctica.

El certificado, previsiblemente, se exigirá a los pilotos y capitanes de buques de pasaje y buques tanque, a fin de satisfacer la necesidad de una mayor y más precisa formación en la navegación circumpolar.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published