Hélices de maniobra. Parte II.

Tras haber introducido en un post anterior de navegar.com la razones de instalación de las hélices de maniobra, su posición óptima y las formas de su conducto, hoy vamos a tratar el proceso de instalación del túnel y el conexionado eléctrico del sistema, de notable importancia debido a su alto consumo.

Empujador de proa

 

Instalación del conducto.

Una vez elegido el diámetro del propulsor y la posición óptima, la instalación del conducto requiere un control dimensional en ambos costados: se ha de dibujar una elipse resultante de la intersección del futuro conducto cilíndrico con los costados con formas de “V” en abanico.

RADIAL

El primer paso es marcar en cada uno de los costados los puntos que resultarían de la intersección del eje central transversal del empujador. Con la precaución de que ambos puntos estén situados en la misma posición longitudinal y vertical, con una broca de la longitud adecuada se realizará un taladro pasante entre ambos puntos. A continuación se hará pasar una barra que sobresalga por ambos extremos.

Esta barra auxiliará el proceso de corte de los costados. Con una cortadora ó fresa solidaria a la barra central se marcarán los puntos de la elipse. A partir de ahí se realizará el vaciado del material el conducto para alojar el tubo.

El tubo deberá tener una longitud preliminar superior a la manga del conducto, que tras su instalación cortaremos para adecuarlo.

CONDUCTO

Instalación eléctrica.

Los empujadores de proa demandan una corriente importante, en ocasiones del mismo orden de magnitud ó superior al molinete de anclas, por lo que se debe cuidar el dimensionamiento de la sección de los conductores y el conexionado con los bancos de baterías, para evitar sobrecalentamientos de los aislante de los cables y asegurar que el empujador trabaja en las condiciones óptimas de diseño.

Los suministradores de hélices de proa, recomiendan una capacidad de las baterías “barriendo” todo el espectro de potencias de los empujadores comercializados para embarcaciones menores desde 55 Amperios-hora hasta 400 Amperios-hora.

En condiciones ideales, el cableado debería ser lo más corto posible para evitar la caída de tensión entre batería y motor.

Empujador de proa ii

Conexionado de baterías.

La mayoría de las hélices admiten varias versiones de tensión de alimentación 12 V, 24 V, ó incluso 48 V, permitiendo en el segundo y tercer caso dividir entre la corriente entre 2 ó entre 4, y por esa razón se reduce tanto las características del conductor (diámetro y sección) como la intensidad de corte del fusible de protección.

Es importante destacar que para conseguir un banco de baterías de 200 Amperios-hora a una tensión de 48 V, tendríamos que unir 4 baterías de 200 Amperios-hora de 12 V. La capacidad de las baterías dispuestas en serie ¡¡ NO SE SUMAN !!

200 AH

Alternativamente para doblar la capacidad del banco, alcanzando los 400 Amperios-hora, manteniendo la tensión de 48 V, tendríamos que unir de forma mixta (conexión en serie y paralelo) 8 baterías de 200 Amperios-hora de 12 V de la siguiente forma:

400 AH

 

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published