Copa América ¿Diseño en el extremo de la seguridad?

Tras el accidente del catamarán de Copa América sueco Artemis el pasado Jueves, este post analiza las ventajas de los catamaranes frente a los monocascos y describe la problemática de los problemas estructurales que pueden presentar los multicascos.

Equipo sueco de Copa América.

Artemis ó Artemisa, diosa griega hija de Zeus y hermana de Apolo, es el nombre elegido por el desafío del Real Club de Yates Sueco (KSS) que participará en la 34 Edición de la Copa América que se celebrará en las aguas de la bahía de San Francisco a partir del 04 de julio.

 

Artemis. Estado tras la rotura.

Artemis. Estado tras la rotura.

 

Durante un entrenamiento en esas mismas aguas, la noche del pasado Jueves, día 09 de mayo, los aficionados a la náutica, a través de las redes sociales, tuvimos conocimiento casi en tiempo real del accidente sufrido por una de las embarcaciones suecas durante un entrenamiento. Tras la confusión inicial,  se confirmó el desgraciado fallecimiento de uno de los 11 tripulantes: el británico y doble medallista olímpico de “Star”, Andrew  Simpson, apodado “Bart”, en alusión al personaje animado de TV.

Participación española en el desafío sueco.

El equipo  sueco, capitaneado por Törnqvist  y el veterano Paul Cayard como CEO y táctico, contaba con dos embarcaciones AC 72 y Nathan Outteridge y Loick Peyron como patrones titulares.

El equipo de diseño está dirigido por el argentino Juan Kouyoumdjian, y está compuesto por varios participantes españoles, como la Ingeniera Naval Patricia Izaguirre, en la sección de hidrodinámica numérica.

Histórico de accidentes:

En los años 80 del pasado siglo, los que éramos niños, recordamos el accidente frente a las costas de Finisterre del catamarán francés “Jet Service”, en tránsito oceánico desde Nueva York al puerto francés de Concarneau, después de permanecer 4 días a merced de un temporal invernal, hasta que pudieron ser rescatados.

Artemis. Modelo previo. Ráfaga de viento y espectacular hocicado de proa. Fuente Artemis RC.

Artemis. Modelo previo. Ráfaga de viento y espectacular hocicado de proa. Fuente Artemis RC.

Una fuerte ráfaga de viento y una estimación optimista de los coeficientes de seguridad en el calculo de los esfuerzos cortantes, provocó que se rompiesen los cascos a la altura del palo muriendo 2 de sus 6 tripulantes y la embarcación colapsó en cuestión de segundos.

¿Por qué un catamarán?

El concepto de un catamarán como embarcación, busca la unión de dos elementos difícilmente conjugables simultáneamente en un barco: velocidad y estabilidad.

Los ingleses, ya en el siglo XVIII, se percataron de las grandes cualidades marineras de las embarcaciones polinesias con dos cascos, que las embarcaciones pequeñas de un solo casco difícilmente podrían soportar sin “dar la vuelta”.

Pero, ¿cuál es la explicación a tal fenómeno?. Es bien sencilla: todos sabemos que una embarcación esbelta de formas, con una relación eslora-manga alta, va a ser más veloz que una con una relación menor, debido a su menor resistencia por formación de olas. Sin embargo, su estabilidad se verá mermada por tener una reducida área de flotación y por tanto una Inercia baja, que ocasionará escoras considerables cuando reciba perturbaciones por viento y olas.

Artemis. Casco de Artemis. Casco de barlovento. Fuente Artemis RC.

Artemis. Casco de barlovento. Fuente Artemis RC.

 

Sin embargo, cuando tenemos una manga generosa en comparación con la eslora, la inercia será mayor y por tanto será más difícil conseguir que la embarcación escore ante tales perturbaciones. El aumento de estabilidad permite aumentar la superficie vélica y elevar la posición del centro de empuje vélico, lo que produce a su vez un mayor aprovechamiento del viento y una velocidad mayor.

La particularidad de tener la carena dividida en dos cascos hace que los multicasco sean más difíciles de maniobrar que los monocasco. Además, ante rachas de viento, los catamaranes no tienen la tendencia natural a la orzada (aproarse), por lo que el palo sufre cargas mucho mayores, pudiendo presentar problemas estructurales.

Problemas estructurales.

Los catamaranes, sobre todo los que alcanzan altas velocidades deben ser estudiados muy bien desde el punto de vista estructural, ya que en condiciones de mala mar, los esfuerzos que se producen en los brazos de unión de los flotadores son muy grandes y con orígenes heterogéneos: se combinan simultáneamente esfuerzos de tracción, torsión y cortantes.

Zonas más críticas catamarán: conexión de los cascos y anclajes del palo

Zonas más críticas: conexión de los cascos y anclajes del palo

 

Si además añadimos que, en el caso de catamaranes de competición, se lleva un estricto control de pesos para un “máximo ahorro”, el más mínimo desliz a la hora del cálculo puede producir accidentes.
Tras el siniestro del Artemis, el ingeniero italiano responsable de Estructuras, Andrea Avaldi tendrá ahora que analizar cuál fue la causa del colapso de la embarcación. Estaremos atentos a las futuras explicaciones.

Desde aquí, nuestras condolencias a la esposa e hijos de Bart.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published