Necesidades de ventilación en una embarcación

Los sistemas de ventilación de nuestra embarcación proporcionan un control del clima durante todos los periodos de navegación. Además de esto, también liberan nuestro barco de malos olores que se asocian a la formación de moho, lo que producirá que disfrutemos de una mayor temporada de nuestra navegación.

Bavaria Sport 39 Interior

El mantenimiento de nuestro barco debe tener una ventilación adecuada, ya que, es totalmente necesaria para el bienestar de nuestra tripulación y el nuestro propio. Estos sistemas además, nos ayudarán a reducir la humedad en la cubierta cuando el barco esté atracado durante un largo periodo, también conseguiremos reducir cualquier posibilidad de formación de aire estancado por la humedad estancada en el barco. Por supuesto cabe destacar que será una gran ayuda y ampliará la vida útil de nuestros aparatos electrónicos y los tejidos de a bordo. Otra gran ventaja de poseer un buen sistema de ventilación es que reduciremos la probabilidad de aparición de ampollas osmóticas en el casco. 

A continuación detallaremos mejor como diseñar los sistemas de ventilación de nuestra embarcación.

Los respiraderos se dividen en dos categorías básicas: pasivos o activos.

Llamaremos ventiladores pasivos a los respiraderos capucha, posibles rejillas independientes y a las rejillas de ventilación, así como a las velas, las puertas y a las portillas. Serán denominados pasivos porque simplemente proporcionan una ruta de acceso para que el aire entre o salga del interior del barco. Estos sistemas son de gran utilidad cuando el barco está en movimiento o el día tiene un carácter apacible, pero cuando el día es caluroso y no encontramos brisa de ningún tipo, estos ventiladores pierden toda su eficacia.

Los ventiladores activos incorporan un ventilador para mantener el aire en movimiento. Utilizaremos la energía solar o la energía de la nave en cuestión para alimentar el ventilador.

Los expertos en este tema recomiendan que el sistema de ventilación que instalemos debe proporcionar por lo menos un cambio de aire cada hora. Esto significa que deberemos utilizar sistemas de ventilación que tengan elementos que permitan la admisión de un nuevo aire y a su vez, el escape de aire usado. Es recomendable que nuestro sistema sea capaz de proporcionar un flujo cruzado de admisión y un escape de ventilación siempre que sea posible. Si sólo se agrega un ventilador activo, este servirá únicamente para el escape de aire usado.

Por desgracia o por circunstancias de logística el espacio del que disponemos en nuestra embarcación es muy poco y muy a menudo este espacio estará dividido en cabinas o compartimentos, los cuales, restringen la libre circulación del airé a través del barco. Por lo que instalando un par de rejillas concreto puede no ser suficiente para realizar el trabajo total de ventilación que se requiere.

En cada cabina es recomendable colocar puertas de tipo persianas o rejillas de ventilación en las puertas solidas, ya que, ayudarán a la circulación del aire en los compartimentos y en otras zonas aisladas de la embarcación.

También cabe recomendar que cuando el tiempo sea de carácter húmedo, tendremos que tener facilidades a la hora de poder cerrar o eliminar estas rejillas para evitar que el agua se filtre dentro, lo cual, provocaría una serie de inconvenientes y contratiempos de suma importancia.

Por último podríamos decir que se podría estudiar la utilización de un aire acondicionado, pero esto estará supeditado siempre a la inversión que se quiera realizar, ya que, requiere de una mayor instalación.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published