Vacaciones en el mar pescando a spinning marítimo

El verano ya está a la vuelta de la esquina y quien más y quien menos ya está planeando sus vacaciones. Para los amantes del mar no puede faltar ese vínculo que nos liga a nuestro peculiar territorio donde nos sentimos como peces en el agua, y este verano puede ser una buena ocasión para coger la caña y practicar pescando a spinning marítimo.

Una Caña de pescar

En qué consiste el spinning marítimo

Para los que no conozcan esta técnica de pesca diremos que es una modalidad que lleva algunos años practicándose en las riberas de mares y ríos. Básicamente consiste en el lance de señuelos artificiales con los que se procura la picada de los peces, utilizando para eso una caña y su correspondiente carrete.

El spinning marítimo, que nada tiene que ver con las bicicletas estáticas, se practica tanto en agua dulce como en salada, aunque es en el mar donde tiene más adeptos y se obtienen las capturas de mayor talla. Para practicarlo nos debemos valer de una caña ligera y resistente. La fibra de carbono es una magnífica opción. Los largos del spinning varían de los dos metros en río a más de tres en el mar y desembocaduras.

En los señuelos radica la parte diferenciadora del spinning sobre otras técnicas de pesca. Hay multitud de modelos de pesos, tamaños, colores, composición y formas diferentes. Dependen de la especie que pretendamos. No obstante, se pueden diferenciar tres tipos de señuelos: minows (señuelos que simulan un movimiento sinuoso), poppers (para trabajar en la superficie) y cucharillas (adecuado para atraer a los grandes peces depredadores).

pescando

Qué especies se pescan a spinning

La temperatura del agua, más elevada en verano, permite disfrutar de un mayor número de especies. Mabras y doradas suelen hacer entradas, junto a palometas, jureles, agujas, lubinas y anjovas. El momento ideal para lanzar los señuelos es cuando se acercan a comer. De estas las palometas nos darán un buen juego si las encontramos en nuestra jornada. La palometa es un pez bravo que gusta de pelea. Si bien entre los jureles también podemos encontrar buenas piezas durante el verano, cuando tienen mayor tamaño.

Las lubinas son las capturas más favorables para el spinning, aunque son menos habituales en verano, son presas que se dejan ver. Lo mejor es utilizar señuelos pequeños, al atardecer, cuando las vorágines de bañistas abandonan las playas y nos permiten disfrutar de agradables puestas de sol sin perder la atención de la pesca que nos ronda. Aunque en los días nublados con un poco de oleaje son los mejores para ir a por el robalo, con raglou o cucharilla, o con equipos de rockfishing y un señuelo que se preste al movimiento.

Spinning a bordo

Pese a que lo más habitual es pescar a spinning desde la orilla, un espigón o una zona más o menos rocosa, no podemos dejar de lado la posibilidad de embarcarnos con nuestra caña y señuelos en busca de una buena zona de pesca. Al igual que desde tierra, lo mejor es aprovechar las horas próximas al orto y al ocaso del día. Desde el barco tendremos más posibilidades para ir en busca de palometas y jureles, peces que migran constantemente y muchas veces no acuden a la cita en la orilla. No hace falta una gran embarcación. Basta un sencillo kayak para llegar a donde están jureles, pajareras y anjovas y pasar un buen día de pesca a spinning.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

One Response

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published