Técnica: Curricán de Fondo con Carrete Eléctrico (Parte II y final)

¡Buenos días!
En este post de hoy, queremos continuar contando la técnica del Curricán de Fondo con Carrete Eléctrico, cuya primera parte fue publicada con anterioridad en este mismo blog y que podéis leer aquí.

Variedad de especies

Las especies más habituales y buscadas son los Meros, Palometones, Serviolas, Abadejos, Arañas, Dentones, Pargos etc, aunque dependiendo de los fondos donde practiquemos el curri, podremos fácilmente coger Bonitos, Llampugas,caballas, Melvas y todo tipo de pescado azul. Ha habido casos en los que incluso han picado atunes de gran tamaño, aunque la mayoría de veces el resultado es:  bobina del carrete vacía y una sensación de impotencia que tarda varios días en disiparse.
Época del año
Sin duda, la mejor época del año para practicar este tipo de pesca es de Abril a Junio, y de Septiembre a Noviembre. No obstante, hay compañeros que la practican durante todo el año con buenos resultados.

Vamos a pescar

Para empezar a pescar deberemos, una vez cargada la bobina del carrete con Monel o Dakron independientemente de cual sea, unirle como bajo de línea un terminal de unos 25 mts de fluorocarbono de gran calidad y de un diámetro no inferior al 0,70.
En el momento de calar la línea, debemos tener en cuenta los metros que profundiza el señuelo, lo cual está indicado en la caja del mismo.
Puede variar según el diámetro y fabricante pero por norma la línea plomada viene a profundizar un metro por cada 10 que liberamos del carrete, lo cual hace imprescindible un cuenta metros en la caña, en el caso de que el carrete no lleve cuentametros digital. Así que si, por ejemplo, queremos pescar en fondos de 30 mts, deberemos tener en cuenta que si el señuelo por sí solo profundiza 6 mts y soltamos 200 mts de monel, estaremos pescando a unos 4 mts por encima del fondo, aproximadamente.
Es importante conocer las especificaciones del fabricante de la línea ya que así evitaremos enroques, o pescar demasiado lejos de las zonas donde está el pescado
Preferentemente buscaremos fondos rocosos, que es donde están los grandes depredadores e intentaremos pasar nuestros artificiales lo más cerca posible del mismo, ya que muchas veces los peces no atacan por hambre, sino por defensa del territorio.
En fondos de arena también tendremos picadas, pero estarán limitadas a arañas, y pescado azul.
Aunque hay pescadores que insisten en que los peces con esta técnica pican durante todo el día, la experiencia me dice que a primera hora de la mañana, y a última hora de la tarde es cuando se producen las mejores capturas.
Es imprescindible tener en nuestro gps unas barras de rocas bien delimitadas e ir haciendo pasadas por encima con nuestros engaños.
Un buen truco para hacernos nuestras rutas de pesca es tomar un rumbo con nuestro barco e ir haciendo zig-zag a la vez que marcamos, cada vez que la sonda nos indique roca, el punto en nuestro gps. Una vez que tengamos 15 ó 20 puntos, trazamos una línea imaginaria entre ellos y ya tenemos una “carretera” por la que ir pasando hasta obtener picada.
Debemos insistir ya que a veces el pescado está inactivo y no pica hasta la quinta o sexta pasada.
Podemos localizar el pescado con la sonda y tendremos mucho ganado, aunque a veces las mejores picadas se producen en zonas aparentemente vacías. Tiene su explicación: a veces los peces se mueven entre las zonas arenosas entre las barras y sólo entran en ellas en el momento del ataque.
currican carrete electrico
Si la sonda nos marca una gran cantidad de pescado “aplastado” contra el fondo, es un buen momento para insistir en el lugar, ya que lo más probable es que estén intentando escapar de los ataques de los depredadores que los acosan.
Algo que debemos tener en cuenta es que cada 20 ó 25 minutos, si no hemos obtenido picada, deberemos comprobar que el señuelo no esté sucio de algas o que se hubiera enganchado un pequeño pez, no lo suficientemente grande para hacer “cantar” el carrete, pero sí para que perdamos media mañana dando vueltas con un cebo inservible.
Existen muchas modalidades de pesca que exigen unas condiciones de mar lo más calmada posible y ausencia de viento. En el curri de fondo ocurre todo lo contrario: las mejores pesqueras siempre se consiguen con condiciones marinas más bien adversas, ya que por lo visto los peces desconfían menos con este tipo de mar, por lo que es una excelente alternativa para cuando las demás modalidades de pesca no se pueden practicar, aunque siempre deberemos tener en cuenta la seguridad ante todo.
Recordemos tener el freno del carrete lo suficientemente firme como para que en el caso de que un gran Mero o Dentón ataque el señuelo, la tensión de la línea permita que los anzuelos se claven en su fuerte mandíbula y no perdamos una pieza excepcional.
También debemos ser conscientes de pescar únicamente lo que vayamos a consumir ese día, ya que con este tipo de pesca cuando izamos el pescado está tan malherido por la descomprensión y el esfuerzo, que resulta imposible devolverlo al agua con unas mínimas garantías de supervivencia.
Así que cuando tengamos las capturas suficientes, lo mejor será retirar la caña del agua y dejar los peces para otra buena jornada de pesca.
Que disfruten de esta técnica. Nos vemos pronto.
¿Qué les ha parecido este post? ¿Están interesados en alguna otra técnica en particular?
Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published