Técnica Pesca Serviolas a Jigging 2ª Parte

Técnica Pesca Serviolas a Jigging 1ª Parte

Donde localizarlas:

Como ya hemos dicho en artículos anteriores, habitan zonas rocosas o fondos de relieve pronunciado, ya sea por la orografía del terreno, o por escollos artificiales.

Personalmente me gusta buscarlas alrededor de los gruesos cabos que sujetan las boyas o balizas, o junto por ejemplo las columnas de una estructura petrolífera. Son las mejores zonas de querencia de estos depredadores, que aprovechan el refugio que les proporcionan los obstáculos, para atacar a sus presas, aunque observándolas en estos lugares, a veces se limitan a dar vueltas y mas vueltas alrededor de las columnas, como si estuvieran en una pecera redonda.

Las profundidades varían con la temperatura del agua, pudiéndose capturar en invierno a Deep Jigging, o sea en grandes profundidades de 300 a  400 metros con jiggs de hasta un kilogramo de peso, y en primavera y en verano en 30 a 60 mts.

No es raro a partir de septiembre, enganchar un buen ejemplar tentando a los palometones y anjovas con cebos naturales tipo espetón, en  3 o 4 metros de profundidad.

El Equipo.

Usaremos cañas de acción 150-400 gramos, escogiendo preferentemente las más cortas, 170 cms como máximo, ya que esta demostrado que son más eficaces para el jigging, ya que el movimiento que le imprimen al jigg es mucho más creíble. Deben ser de acción parabólica, o sea que se curven desde el mango, ya que no sabemos cual será el pez que nos picará, y si en una caña que solamente  trabaje “de punta” nos pica un animal que sobrepase los 20 kilogramos, el punto máximo de rotura de la caña, no nos permitirá “obligar” al pez, a subir a superficie.

Sobra decir que las cañas deben ser de buena calidad, y la mayoría de las veces eso conlleva un precio elevado, aunque si reflexionamos un poco, cual es el fin de la pesca? Todos perseguimos el pez de “nuestra vida”,y si analizamos lo que nos cuesta el barco, amarre, seguro, gasoil, etc, unos cuantos euros pueden marcar la diferencia.

Cualquier pescador puede tener la suerte de clavar una pieza de más de 20 kilogramos, con unas pocas nociones de pesca, pero la diferencia entre un gran pescador, y uno ocasional, es conseguir izar la pieza a bordo.

Y si el dia que la pieza que siempre hemos soñado nos pica, y la perdemos porque hace trizas la caña que hemos comprado en el mercadillo, o pulveriza el freno del carrete que tan barato nos costo?

Invertir en calidad

Debemos invertir en calidad, para conseguir calidad en capturas.

Entre las mejores cañas se encuentran las de las marcas, Daiwa, Shilmano, Jigging Master, G-loomis, St. Croix, Megabass,etc. con un buen abanico de precios, y con garantías suficientes en un gran combate.

Es muy importante escoger la caña adecuada en acción, al jigg que vamos a utilizar.

Si con una caña de una acción para 100 gramos, usamos un jigg de 400, nuestra espalda nos hará notar al instante, que algo no hacemos bien.Si es al contrario, la natación del jigg será tan poco natural, que no pescaremos nada. Respecto a los carretes, mas de lo mismo, un potente freno progresivo con tambor fijo, y equipado con maneta de combate sobredimensionada.

Aunque los reyes por excelencia son Daiwa Saltiga y Shimano Stella, estas mismas marcas han lanzado al mercado adaptándose a la situación económica actual, unos carretes con unas prestaciones excelentes, y a un precio muy asequible. Aquí deberemos dejarnos aconsejar por el vendedor experto de nuestra tienda habitual, ya que decantarme por uno seria injusto, teniendo en cuenta las múltiples posibilidades.

Se están introduciendo con fuerza los carretes de tambor giratorio, (tipo currican) para el jigging, y teniendo en cuenta que son los más utilizados por los creadores del jigging moderno, no tardaremos en acostumbrarnos a ellos.

También existen carretes eléctricos para jigging, que simulan con el motor la recogida  intermitente de este tipo de pesca, pero a parte de ser poco deportivo, su movimiento tan mecánico no es el adecuado para engañar a los peces.

Cargaremos la bobina del carrete con hilo trenzado o Dyneema, ya que si utilizáramos nylon normal, su elasticidad y su grosor para soportar la tensión de la picada de estos animales, nos imposibilitaría hacer jigging con normalidad, ya que la corriente incidiría demasiado sobre la línea, y no podríamos pescar verticalmente, cosa imprescindible en el jigging. También es importante usar  trenzado,por su resistencia a la rotura, ya que a mismo diámetro, su punto de rotura es como mínimo 3 veces superior al nylon convencional.

Como bajo de línea, usaremos por norma fluorocarbono, no inferior al 0,70 en ningún caso, su invisibilidad nos asegura en principio, mas numero de picadas.

Una pequeña reflexión ¿ realmente es imprescindible poner fluorocarbono, o con un bajo de línea de nylon convencional obtendríamos similar cantidad de picadas? La respuesta es rotunda: No es imprescindible.

Muchos grandes pescadores defienden a ultranza la utilización de fluorocarbono, ya que argumentan que si no, el pez al ver los reflejos de la línea desconfía y no pica. Yo no estoy de acuerdo: si el pez recela de la línea, porque ataca un trozo de hierro, pintado mas o menos como un pez, y que comparado con este ultimo es tan diferente como la noche al día

Queda en vuestra decisión usar o no fluorocarbono. Yo hace tiempo que no lo utilizo, y obtengo el mismo numero de capturas.

Quizás en aguas claras y poco profundas, el fluorocarbono marque la diferencia, pero en sondas superiores a los 40 mts, dudo que suponga un problema utilizar el bajo de nylon.

 

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published