Pesca deportiva en la mar. Equipo básico

Muchas de las personas apasionadas por la mar, lo están también por la pesca. Contar con el equipo de pesca adecuado no es fundamental, pero sí puede mejorar las capturas y aumentar la satisfacción por esta actividad. Para saber qué equipo básico de pesca es el más conveniente para cada uno, primero hay que determinar el tipo de pesca que se va a realizar.

fondo marino

Modalidades de pesca

La pesca en agua salada tiene varias modalidades. En primer lugar hay que diferenciar entre pesca de ribera, la realizada en la costa, y la pesca de altura. Dentro de la pesca de ribera existen varias opciones que requieren de equipos similares pero con ciertas características específicas, como son la pesca en la playa (Surf Casting) o la pesca con oleaje.El primer consejo para quien se inicia en cualquier modalidad de pesca es probar con un equipo sencillo y económico. Las propias necesidades e inquietudes que surjan con la práctica de esta disciplina harán que el equipo evolucione, adquiriendo productos específicos y de mayor calidad a medida que se experimenta.

Surf Casting, pesca de playa

La pesca en la playa requiere de un equipo capaz de realizar lanzamientos largos. Aunque, si la costa tiene una pronunciada caída no es necesario que sea especialmente largo, como tampoco lo es cuando los peces se encuentren a poca profundidad.

La caña suele tener una longitud de entre 3,5 y 5 metros. Esta longitud debe estar acorde a la fuerza y estatura del pescador. Cuanto mayor sea la longitud de la caña más fuerza se requiere para lanzar. Lo más usual es una caña de 4 metros, dividida en tres tramos que encajan entre sí. Otro aspecto de la caña es la rigidez. Para comenzar lo mejor es una caña parabólica, que requiere menor esfuerzo en el lanzamiento. Este tipo de caña no alcanza una gran longitud, pero puede aprovecharse para pescar en espigones.

El carrete es otro de los accesorios principales. Es preferible un buen carrete, a una buena caña. El carrete de pesca de playa debe contener gran cantidad de hilo, para permitir lanzar a grandes distancias. Por lo que se puede escoger entre un carrete multiplicador o de tambor fijo, pero de gran capacidad.

En el sedal lo más importante es su resistencia. Para empezar se puede comprar un hilo de filamento único, de 5 a 8 kilos. El color no es muy importante, aunque es mejor cierto grado de invisibilidad.

A la hora de escoger un anzuelo hay muchas marcas, pero lo fundamental es la talla. Entre 1 y 4/0 es el rango ideal para la pesca en playa. Para completar el equipo se pueden incluir alguna plomada, de hasta 170 gramos y un emerillón fuerte, para que el hilo gire. Las necesidades propias de los lances y la práctica irán recomendando utilizar también anillas divisorias, fijadores, separadores, cuentas y portacebos. Además de algún gancho o sacadora para cobrar la pesca, así como un soporte para colocar la caña mientras dura la espera.

Pesca de costa o con oleaje

Una modalidad muy usual de pesca es la realizada desde muelles y espigones. En este caso los lanzamientos son más cortos, por lo que se pueden apreciar algunas diferencias en el equipo básico. La caña no tiene que ser de gran longitud, pero si resistente. Los peces de roca son fuertes, a lo que hay que añadir la fuerza de la mar. Una buena medida puede ser 3,4 metros.

Los aparejos, sedal y carrete, se deben caracterizar también por la resistencia. Especialmente el sedal debe soportar la abrasión contra rocas y salientes. Mientras que el carrete óptimo es el multiplicador de dos velocidades, para recuperar la pieza sin movimientos bruscos. Respecto del resto de los accesorios no tienen porque ser diferentes de la pesca de playa, a excepción de los plomos. Estos han de tener una forma libre de obstáculos, para evitar que puedan quedar presos entre las rocas y entresijos de los espigones.

Pesca de altura

La pesca de altura da la oportunidad de capturar piezas de gran porte. Los equipos deben ser especialmente resistentes. La caña debe ser proporcional a las piezas que se pretendan pescar. No obstante, una caña de 13 a 22 kilos de soporte vertical es una buena opción para iniciarse en el arte.

La diferencia fundamental va a radicar en el carrete. Este debe estar dotado de freno y de multiplicadores, de 30 a 50, para soportar la fuerza del pez que se transmite por el sedal. Sedal que al menos ofrezca la misma resistencia que la caña.

En este tipo de pesca no se utilizan plomos, pero sí anzuelos de amplia apertura en los que engarzar cebos vivos. Así como emerillones de gran resistencia y ganchos para recuperar la presa.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published