Navegación. ¿Cómo elaborar una tablilla de desvíos?.

Si somos usuarios de un barco autorizado para navegar en las zonas 1 (oceánica) y 2 (alta mar hasta 60 millas), de acuerdo a la OM FOM 1144/2003, estaremos obligados a llevar a bordo una “tablilla de desvíos” dónde se registran los valores de “desviación” de nuestro compás de gobierno. La tablilla, de acuerdo a la normativa, debe ser actualizada cada 5 años y será comprobada en las revisiones que realice el barco para renovar la autorización.

El hecho de que un compás sea nuevo y calibrado no exime que tenga desvíos (debido a la influencia del campo magnético del propio casco del buque ó de importantes masas metálicas como el motor) y deba realizarse la famosa “tablilla”. Este post tiene por objetivo describir un sencillo procedimiento de realización.

Compás de gobierno. Plastimo

Compás de gobierno. Plastimo

 

Procedimiento.

El procedimiento para dibujar la tabla es sencillo, pero se requiere seguir una metodología: el objetivo es restar la indicación del rumbo proporcionado por un compás secundario, situado en un punto del barco sin influencias magnéticas, a la indicación del rumbo proporcionado por el compás de gobierno.

En la mayoría de los casos, basta usar como compás secundario, un simple compás de marcaciones, tomando rumbos de pie en la zona de proa de cubierta, dónde se supone que la influencia del campo magnético es menor.

Compás de marcación. Plastimo

Compás de marcación. Plastimo

 

Es importante destacar que el concepto de desvío es puramente magnético, por lo que debemos comparar las indicaciones de rumbos respecto al norte magnético y no equivocarnos al comparar el rumbo magnético del compás de gobierno con el rumbo verdadero derivado de equipos de navegación electrónica como la señal del GPS por ejemplo.

Compás de GPS

Compás de GPS

Parece paradójico pensar que, teniendo en la actualidad equipos que nos facilitan ya rumbos reales, tengamos que elaborar una tablilla de desvíos magnéticos, pero la normativa es de obligado cumplimiento.

Condiciones de la toma.En un día preferiblemente con buen tiempo: mar en calma y buena visibilidad, y una vez que nos alejemos de costa un par de millas, apuntaremos una marcación con el compás de demora.

Para comprobar que la zona elegida es válida y no tiene influencia de campos electromagnéticos significativos, el barco deberá describir trayectorias circulares a baja velocidad, comprobando que la marcación a la demora debe ser un valor constante.

Procedimiento.

A continuación, partiendo de un rumbo norte, haremos que el barco navegue en rumbos que disten 15o desde 0 o a 360 o: 0-15-30-45, etc. En cada rumbo, se deberá anotar los valores positivos y negativos que resulten de la diferencia entre lo que marcan el compás de gobierno y el compás de marcación. Posteriormente se copiarán esos datos en la cartilla y ya tendremos la famosa “tablilla de desvíos”.

Compás del pioto automático. Geonav

Compás del pioto automático. Geonav

 

Validez y sistema de compensación.

Si los valores recogidos están comprendidos entre -7 o y +7 o, será válido el uso de la tablilla de desvíos para realizar un cálculo de rumbo.

Si los valores están fuera del rango anterior, pero están comprendidos entre  -20 o y +20 o, el compás de gobierno deberá ser compensado a través del sistema de compensación propio: pequeño tornillo situado en la parte posterior.

Si los valores están fuera del rango anterior, el compás de gobierno deberá ser trasladado a otra ubicación para alejarlo de la influencia de campos ferromagnéticos.

Como curiosidad y para estimar cierto orden de magnitud, si a lo largo del barco realizamos una remotorización, podremos llevarnos la sorpresa de corregir desvíos de hasta 10 o.

Mucha paciencia en el proceso, ya que la toma de datos nos puede llevar toda una mañana para recorrer la ROSA DE LOS VIENTOS …

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published