Los Pelos Como Escarpias (II)

Espero que esa no sea tu reacción al descubrir los componentes de tu embarcación, pero te aconsejo que, cuando finalices la lectura de este post, acudas raudo y veloz a tu flamante motora o velero e inviertas un tiempo en descubrir si los componentes eléctricos, electrónicos y energéticos instalados en tu embarcación están a la altura de las circunstancias.

¿Ya has comprobado tus baterías?

Bien, pues ahora toca sorprenderse al conocer los criterios por los que su embarcación lleva un DISPLAY MULTIFUNCIÓN DE NAVEGACIÓN  u otro.

En el momento de la compra de tu barco, ¿te permitieron intervenir en la elección del display multifunción a instalar? Si es así, ¿te ofrecieron distintos modelos de una sola marca o, mejor, displays de distintas marcas para que tú optaras libremente por uno u otro?

En los últimos tiempos el marketing ha penetrado fuertemente en un mundo en el que hasta hace muy poco primaba la seguridad, la precisión y la fiabilidad, hasta el punto de que embarcaciones de altísimo valor están gestionadas por equipos con costes de fabricación más cercanos a los de otros sectores, como el de la automoción.

Y es que los requerimientos de un equipo de navegación utilizado en un entorno marino son muy distintos a los necesarios en otros sectores, y deben ser tenidos en cuenta factores como:

–          Luminosidad y ángulo de visibilidad de la pantalla, en muchos casos expuesta directamente al sol: busca equipos con pantallas LED polarizadas.

–          La cartografía náutica compatible: busca cartografía fiable, las florituras no son necesarias.

–          La fidelidad de los datos aportados: las representaciones virtuales en pantalla son efectistas pero no siempre precisas.

–          El vaivén de la embarcación en condiciones de mala mar: es muy recomendable que el equipo, además de táctil, permita el manejo con botones.

–          El consumo eléctrico: las diferencias entre equipos de similares dimensiones pueden ser sensibles.

–          La estanqueidad: confía en marcas orientadas exclusivamente al sector náutico.

–          La conectividad con otros dispositivos: aprovecha tu dispositivo iPhone, iPad o Android.

–          La escalabilidad de las instalaciones: ten en cuenta la flexibilidad que te permitirá ampliar con posterioridad tu instalación simple a multiestación.

–          La garantía: algunas marcas ya están ofreciendo hasta tres años de garantía y a bordo.

Ahora, mete todo eso en una coctelera, agita y…aquí lo tenemos, ¡¿tu equipo no te ofrece estas prestaciones?!

No te preocupe, todos hemos sucumbido en alguna ocasión ante un consejo más o menos interesado, pero si ya no tiene solución, es importante que de cara a futuras adquisiciones seas tú quien tome las decisiones oportunas después de comparar.

Me arriesgo con un ranking  muy personal, eso sí, con la advertencia de que es válido para hoy y susceptible de variaciones en función de la constante evolución de un sector que se muestra más dinámico que nunca:

Raymarine: un clásico que ha sabido reinventarse.

 

Simrad: buenos equipos para ciertas utilidades.

 

Furuno: no apto para todos los públicos.

 

Lowrance: en aguas interiores, buena apuesta.

 

Garmin: para los que se conforman con soluciones de ahorro.

 

Si quieres seguir mejorando  los órganos vitales de tu barco, más pelos como escarpias en breve.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espero vuestros comentarios y sugerencias. Hasta pronto.

 

 

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published