Los naufragios españoles más caros de la historia

Vaya por delante que la pérdida de una sola vida de uno de nuestros compañeros de fatigas en la mar es mayor que cualquier tesoro hundido en los fondos oceánicos. Con esta premisa nos hemos propuesto hacer una lista de los barcos históricos españoles cuyo naufragio regaló a los peces los mayores tesoros que jamás surcaron las aguas.

fragata-mercedes

Fragata Nuestra Señora de las Mercedes

En el número uno de nuestra lista hemos puesto a la Fragata de la Armada española Nuestra Señora de las Mercedes, protagonista de noticieros durante años tras la incautación por parte de la empresa cazatesoros Odyssey del tesoro que portaba (recientemente rescatado, restaurado y expuesto en varios museos navales). El naufragio tuvo lugar frente al cabo de san Vicente (Portugal). Era el 5 de octubre de 1804 cuando la fragata estaba próxima a arribar a puerto español cargada con medio millón de monedas de oro y plata. Aún estando en tiempo de paz, los cuatro barcos que constituían la formación fueron detenidos por una escuadra de la Armada británica. Tras un leve rifirrafe y escasa comunicación, uno de los barcos británicos bombardeó a la Mercedes, pereciendo 280 hombres y diseminando por el fondo del mar su cargamento.

Galeón Nuestra Señora de Atocha

La pérdida del galeón Nuestra Señora de Atocha fue anterior. Corría el año 1622. Las Indias estaban siendo explotadas con la mayor intensidad. Una flota de varios galeones hacía la ruta Cuba España llevando hasta puerto peninsular los tesoros de las nuevas tierras. Sin que esté muy claro porqué (se sospecha que debido a la incursión en una tormenta) la nave cargada con su inmenso tesoro fue a parar al fondo del mar. En el año 1969 una empresa cazatesoros logró recuperar parte del botín, el equivalente a 500 millones de euros. Sin embargo no todo pudo ser rescatado. Según quienes participaron en la misión en el lugar del naufragio podrían quedar más de 100 000 monedas y 400 lingotes de plata.

Navío Santísima Trinidad

Al menos dos buques de la Armada española han llevado en su popa escrito el nombre “Santísima Trinidad” y ambos corriendo similar suerte por cuanto su fin estuvo asociado a la Armada Gran Bretaña. En este caso nos referimos al navío Santísima Trinidad perdido en 1762. Apréciese que exactamente 50 años después un navío homónimo se perdía frente a las costas gaditanas en la batalla de Trafalgar. El barco que nos apremia, sin embargo, no navegó por estas aguas, sino que estaba destinando a cubrir las líneas con Filipinas. Una noche de octubre de 1762 el navío navegaba por la derrota marcada entre Cavite y Acapulco. Tras dos meses de viaje un huracán formado en el Pacífico rompió un palo mayor y la mesana. El capitán ordenó poner rumbo a Manila, desconocedor de que España había entrado en guerra con Gran Bretaña. Una flota británica apresó el barco y lo vendió por 30000 libras.

Poco se sabe de otra embarcación homónima: la carabela Trinidad, naufragada junto a su cargamento de monedas de oro y plata frente a Punta La Joya en 1540. La falta de información fue justificante para que España reclamara lo contenido en sus bodegas, siendo el naufragio más antiguo del que se reclama su tesoro.

 

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published