TÉCNICA: Jigging en aguas abiertas (parte II y final)

Este post es la continuación de este anterior en el que empezábamos hablando de la Técnica de Jigging en aguas abiertas.

La picada.

Hasta ahora todo parece más o menos sencillo. Una vez que uno de estos grandes peces toma nuestro jigg, es cuando se complica.

Al picar notaremos realmente como si hubiéramos enrocado, solo que en cuestión de un par de segundos esta “roca” se transforma en algo parecido a un tren de carga.

En este momento, no valen carretes con frenos de juguete, líneas de baja calidad ni nudos que estén más o menos bien hechos.

Aquí sólo el mejor equipo nos llevara al éxito.

El equipo.

Escogeremos cañas de la mejor calidad de aproximadamente 1.60-1.70 mts, con una acción de 100-300 gramos tipo Daiko, Saltiga Hiramasa o Muramura, Shimano alta gama etc..con cruceta en la empuñadura, ya que el cinturón de combate es totalmente imprescindible.

Los carretes deberán ser preferentemente tamaños 20000 ó 10000 con una buena capacidad de línea y un freno de mínimo de 15 kilos de acción progresiva. Las mejores marcas son Shimano Stella 20000 ó 10000, Daiwa Saltiga 6500 expedition o Dogfigth, Van Stall etc..

Son equipos caros, pero la ilusión de todo pescador es conseguir peces lo mas grandes posibles y perder la pieza de nuestra vida, por utilizar un equipo mediocre, nos dejará totalmente decepcionados.

Cargaremos la bobina del carrete con línea trenzada de calidad de unas 80 libras de resistencia y uniremos a la misma un bajo de fluorocarbono de 80 a 150 libras de unos 8 mts de largo.

Los jiggs

Los que mejor funcionan son los jiggs alargados y muy brillantes, aunque al principio de temporada, cuando el pez pasto es de pequeño tamaño, también entran bien con jiggs de unos 10 cms aprox.

Deberemos armarlos con assist dotados de anzuelos de mínimo 7/0 con un buen cordaje protegido con termo retráctil. No escatimemos en calidad de anzuelos, ya que pueden marcar la diferencia.

también podemos dotar los jiggs con poteras en el ojal inferior, aunque aumentaremos el número de clavadas, estas serán menos profundas con la consiguiente pérdida de peces.

Tallas mínimas.

No debemos olvidar que debemos respetar siempre las tallas mínimas de los peces

En el caso de que los peces que acudan a nuestros señuelos sean de pequeña medida y peso, utilizaremos grandes salabres o sacaderas de lazo, para extraerlos del agua sin daño alguno, devolviéndolos al agua inmediatamente y cambiando de zona de pesca para buscar a los congéneres mayores.

En el caso de encontrar grandes depredadores, de los cuales se permita su pesca, usaremos el gancho si nuestro propósito es embarcarlo.

Debemos ser responsables y no matar nunca más pescado del que podamos consumir ese día. Una buena fotografía y el pez liberado, bastará para hacernos sentir grandes pescadores y mejores personas.

Especies.

Las especies a perseguir, serán básicamente tunidos (excepto el atún rojo, cuya pesca está prohibida) por su carne, pero sobretodo por el increíble combate que ofrecen al ser prendidos. Las especies serán las Bacoretas, Albacoras, Listados, Bonitos, etc.

También están las llampugas, que en las profundidades donde nos moveremos siempre serán de buen tamaño, llegando a capturar piezas que pueden superar los 20 kilogramos. Estas piezas antes sólo podían encontrarse en zonas como el caribe y ahora, debido al calentamiento de los mares, las podemos pescar en nuestras aguas, aunque siguen siendo excepcionales.

Suelen ir estos grandes ejemplares en pareja, así que si uno de ellos acude a nuestros curris, debemos jiggear por la zona, ya que lo más probable es que pique también su compañero, lo que ocurrió con la llampuga mostrada en la fotografía.

Recordad que es muy importante de que en el caso, más que probable, de que nos pique un “rojo” como el de la imagen, es conveniente tratarlo con el máximo cuidado, inmortalizar el momento con la cámara y, lo más rápido posible, al agua!!!

 

Es también posible, aunque no tan habitual, capturar grandes palometones que en su migración, no dudan en atacar nuestros engaños.

En qué meses los buscaremos.

A partir de finales de Marzo y hasta Noviembre, podremos buscar a estos grandes depredadores en sus zonas querenciosas.

Capturar grandes depredadores a Jigging requiere destreza y, porqué no decirlo, unos fuertes brazos.

Una experiencia de las más excitantes que la pesca nos ofrece y que, sin duda, nos hará temblar las piernas hasta un buen rato después de embarcar a este duro adversario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salud, y buena pesca!!!! <º))))><

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published