El velero más caro y exclusivo del mundo

Solo unos pocos privilegiados podrán embarcar en el Sailing Yacht A, el que está a punto de convertirse en el velero de uso privado más caro del mundo. El resto de mortales nos tendremos que conformar con ver su fotos y con suerte verlo navegar o atracado en los pocos puertos en los que su orza no toque fondo.

Esta genial obra de ingeniería naval está patrocinada por Andrey Melnichenko, el magnate ruso que en su día botó el Super Yate A, otra extraordinaria ocurrencia náutica. En esta ocasión la flota crece con la incorporación de un impresionante barco de propulsión mixta a vela y motor en el que el empresario ha invertido el 5% de su fortuna. 450 millones de dólares es el presupuesto estimado de la construcción naval, cien más que su otro capricho náutico.

sailing yacht a

El propio Melnichenko, al que hay que reconocer su apuesta por la industria naval y la náutica, está detrás del diseño de su nuevo barco, aunque los detalles técnicos los ha delegado al ingeniero Philippe Starck (ganador de un seudo concurso con otros siete aspirantes más) y al astillero germano Nobiskrug. De allí partirá previsiblemente el próximo año, en 2016, el que probablemente sea el velero más curioso, original y exclusivo que haya surcado los mares.

Un camarote en el mástil

El Sailing Yacht A está cubierto por una pátina de secretismo que solo la revista Boat International ha conseguido traspasar. Según esta publicación las dimensiones del barco son 143 metros de eslora por 24,8 metros de manga. Su estructura se divide en 8 cubiertas, como 8 son los metros que cala la orza, lo que limita el atraque de este singular barco a tan solo algunos puertos comerciales.

El tamaño de los mástiles no ha trascendido, pero según la revista náutica dentro del mayor está previsto un camarote para invitados. Sí se sabe que las botavaras tienen sello valenciano y que las velas proceden de Estados Unidos. En total son 20 los pasajeros que pueden embarcar, con una relación de tres tripulantes por cada uno de ellos, si se considera el Cuadro orgánico previsto de más de 60 personas.

sailing yacht a 2

De la propulsión no cabe duda que ocupará el amplio velamen de sus tres mástiles, si bien en los días de poco viento las velas contarán con una ayuda mecánica de dos motores híbridos con el sello MTU de 4900 CV, a los que se suman dos generadores de 4300 kW. Con este empuje y la forma del casco los ingenieros calculan una velocidad de crucero de 16 nudos, con picos máximos de 22 nudos. A lo que contribuye un casco de acero aligerado con fibra de carbono y composite.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published