El 36% de los accidentes marítimos se producen por incumplir el RIPA

La Comisión permanente de investigación de accidentes e incidentes marítimos (CIAIM) ha puesto de manifiesto recientemente que sus investigaciones atribuyen al incumpliento del Reglamento internacional para prevenir los abordajes en la mar (RIPA) como principal causa de, al menos, el 36% de los accidentes e incidentes (causa que no estuvo detrás del grave accidente protagonizado por la embarcación Milly). Este hecho ha llevado a la CIAIM a redactar una serie de recomendaciones para todas las personas involucradas en la navegación marítima, haciendo una especial llamada de atención al cumplimiento escrupuloso del RIPA.

barco-undido-2

Desde septiembre de 2008 hasta abril de 2014, la Comisión ha estudiado 217 accidentes o incidentes marítimos relacionados con buques españoles o producidos en aguas jurisdiccionales españolas. De ese montante, 78 (un tercio) tuvieron como consecuencias: abordajes, colisiones o embarrancadas de buques y embarcaciones de recreo; que es lo que pretende evitar el RIPA. Lamentablemente muchas de estos sucesos tuvieron como resultado el fallecimiento de 49 personas (incluidos desaparecidos), así como la pérdida de 31 barcos. A lo que hay que sumar un considerable número de heridos de diversa consideración, además daños materiales y, en ocasiones, contaminación del medio marino.

La CIAIM ha deducido de sus investigaciones, en las que participa personal altamente cualificado de varias ramas relacionadas con el ámbito marítimo, que la inobservancia del RIPA está detrás de un gran número de accidentes e incidentes. Lo que lleva a la Comisión a recordar la importancia de conocer, manejar y observar las normas dictadas por la comunidad internacional y que son de común cumplimiento para todos los buques (salvo contadas excepciones recogidas en el propio reglamento).

barco-undido

El Reglamento internacional para prevenir los abordajes en la mar, un convenio aprobado por todos los países ribereños en el marco jurídico de la Organización marítima internacional (OMI), no solo establece las pautas a seguir sobre cómo evitar los abordajes, sino que señala la responsabilidad de armadores, capitanes, patrones y tripulación de los barcos, poniendo el énfasis en la importancia de llevar en todo momento una vigilancia exhaustiva y eficaz, haciendo uso de todos los equipos y dotación a bordo y manteniendo una velocidad de seguridad adaptada a cada circunstancia. Especial mención merece la navegación en condiciones de visibilidad reducida y cuando los buques se encuentran a la vista uno de otro, momentos en los que hay que extremar la precaución y atender a lo dispuesto en el RIPA, que toda persona con responsabilidad en la navegación debe conocer y aplicar. Siendo igualmente importante la emisión de las señales fónicas prescritas y el uso correcto de las luces y marcas de navegación.

En el documento elaborado por la CIAIM se alerta de un manifiesto desconocimiento del RIPA, algo cuya responsabilidad recae sobre quien se pone al mando de cualquier buque o embarcación, pero también, en cierta medida, sobre las escuelas y profesionales ocupados de la formación de los marinos, tanto de la marina mercante como de la náutica recreativa. La incorrecta interpretación del reglamento, excesos de confianza, atender otras tareas en vez de la obligación de prestar atención a la navegación, obviar los preceptos definidos en el RIPA… y, especialmente, desatender el puente para realizar otras tareas ajenas a la navegación y confiar en el piloto automático, son algunas de las infracciones que se han detectado en las investigaciones y que han tenido como consecuencia la pérdida de vidas humanas.

Con todo, la Comisión de investigación de accidentes e incidentes marítimos (que tiene abiertas catorce investigaciones en lo que va de año) señala algunas recomendaciones que deben tener en cuenta los patrones, capitanes y personal responsable de la navegación:

  • Cumplimiento estricto del RIPA.
  • Centrar la atención en el ejercicio de la navegación.
  • No realizar ninguna otra actividad que distraiga la atención u obstaculice el cumplimiento del RIPA.
  • Acentuar la formación en el RIPA, por parte de los responsables de enseñanza marítima.
  • Concienciar sobre las nefastas consecuencias de incumplir el reglamento: siendo la vida de las personas la mayor pérdida.
  • Asumir el RIPA como algo propio y fomentar su aplicación
  • Denunciar las infracciones que concurran por incumplir el RIPA.
Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published