Chalecos salvavidas para embarcaciones de recreo

Hacerse a la mar siempre entraña un riesgo. En la mente de todos está el accidente que sufrió el insumergible Titanic, cuyas consecuencias revolucionaron la seguridad en la mar. De hecho, en el año en que se celebra el centenario de la Gran Guerra, también se recuerda una efeméride de singular importancia para los marinos: la firma del SOLAS 1914. Una primera versión que nunca llegó a aplicarse debido al inicio del conflicto bélico.

Entre las advertencias que se recogieron del fatídico accidente de 1912, está la de contar con suficientes dispositivos individuales para salvaguardar la vida humana en la mar. Y entre ellos los chalecos salvavidas constituyen el primer elemento de seguridad en una embarcación.

AZIMUT 80-02

Características de los chalecos

Para hacerse a la mar, una embarcación de recreo debe contar al menos con un chaleco por cada persona autorizada a viajar en la nave. Esto significa que el número de chalecos no es el número de tripulantes que en cada ocasión suban al barco, sino el número máximo de personas indicado en el Certificado de Navegabilidad, que se concede a cada embarcación. Teniendo en cuenta que para la Zona 1 de navegación el número de chalecos debe superar en un 10 % al de las personas autorizadas.

Además, la normativa obliga a que los niños deban contar con chalecos adecuados a su talla. Debiendo ser la cantidad de al menos uno por cada infante a bordo.

Los chalecos salvavidas para las embarcaciones de recreo deben cumplir con la normativa marítima para que se consideren como tales. Lo que implica que no sirve cualquier chaleco. Por ejemplo, los chalecos que se utilizan en las motos acuáticas no son chalecos en el sentido que establece el código. Como tampoco son chalecos los que se venden en los bazares y que carecen de certificado.

Para que un chaleco salvavidas sea apto para utilizarlo a bordo de una embarcación debe haber superado las pruebas que marca el código de seguridad. ¿Cómo sabemos si ha pasado las pruebas? Los chalecos salvavidas homologados por la Dirección General de la Marina Mercante llevan un distintivo impreso consistente en las letras “CE” (cumple especificaciones). Pero puede ser que esté homologado y no cuente con esa distinción. Entonces lleva serigrafiado la palabra “SOLAS” y/o el dibujo de un timón (emblema del convenio de seguridad).

Los chalecos salvavidas son obligatorios en todas las zonas de navegación. Considerándose una serie de características según la zona. En la Zona 1 el índice de flotabilidad debe ser como mínimo de 275 N; 150 N para las Zonas 2, 3 y 4 y, al menos, de 100 N para la Zonas 5, 6 y 7.

Los chalecos salvavidas deben cumplir una serie de características técnicas, que no es preciso conocer, puesto que la aprobación por parte de SOLAS o Marina Mercante del modelo de chaleco implica que la prenda cumple con todas las condiciones de seguridad que se le exige.

Qué chaleco salvavidas escoger

En las tiendas náuticas se pueden encontrar multitud de modelos. Lo importante es que estén homologados. Sin embargo, vamos a presentar algunas de las modalidades generales para conocer la oferta que se nos puede presentar.

El chaleco salvavidas clásico tiene un relleno de espuma o un material que le confiere flotabilidad. Es más o menos rígido y cuenta con cinchas para ajustarlo al cuerpo. Suelen ser los modelos más económicos, lo que no quita que cumplen con toda las pruebas de seguridad. Estos modelos se ofrecen tanto para adultos como para niños.

Otro tipo de chaleco menos habitual en las embarcaciones de recreo son los chalecos salvavidas autohinchables. Estos consisten un una cámara de aire dispuesta en el interior de una funda que cierra con un velcro (generalmente). Adyacente tiene dos dispositivos que activan el hinchado: un tirador y una pastilla. En ambos casos una aguja perfora una pequeña botella de aire comprimido situada en el interior de la funda, permitiendo el hinchado del chaleco. La pastilla esta diseñada para que al entrar en contacto con agua se disuelva y libere el percutor perforando la botella de aire. Estos chalecos son muy usuales en tripulaciones de las embarcaciones de Salvamento Marítimo, Guardia Civil, remolcadores, prácticos…

Los chalecos salvavidas para moto náutica no se pueden considerar como parte del equipo de seguridad de una embarcación de recreo. Estos elementos de seguridad responden, más bien, a la consideración de elementos de ayuda a la flotabilidad y solo se permite su uso en moto náutica y embarcaciones de regata.

Para cerrar el catálogo cabe destacar que en el mercado también hay chalecos para personas de gran volumen. Siendo obligatoria su presencia en buques de pasaje, pero no en embarcaciones de recreo. Lo que no supone que si alguien lo necesita, lo pueda llevar en su barco, puesto que son elementos homologados que aportan mayor comodidad a las personas con unos centímetros de más.

Y por último cabe señalar la opción de comprar chalecos salvavidas para bebé, también disponibles en los buques de pasaje, y chalecos para mascotas (perros…).

Ponerse el chaleco salvavidas

El chaleco salvavidas no es una prenda de ropa. Son incómodos, pueden producir rozaduras y en verano son especialmente calurosos. Por lo que no hay que ponerse el chaleco en el momento en que se pone un pie a bordo. Los chalecos salvavidas se han de vestir a la orden del patrón del barco, o cuando las condiciones de mar así lo aconsejen. Considerando que hay quien se siente más cómodo llevándolo constantemente.

Los chalecos han de mantenerse en buen estado y con todos sus elementos (correas, bandas reflectantes, silbato, luz…). Y han de ponerse de forma fácil. Es aconsejable que cuando llega un pasajero nuevo, antes de zarpar, se le haga probar el chaleco, para evitar riesgos posteriores o situaciones comprometidas.

Pero como en todo, el sentido común suele ser el mejor consejero. Tu vida y la de los que van a bordo es lo más importante, y un chaleco puede ser la diferencia entre contarlo o no.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

5 Responses

  1. José Luis

    julio 30, 2014 12:17 pm, Responder

    Buenas tardes,

    Tu aconsejas, yo estoy de acuerdo, que el chaleco no hay que llevarlo puesto todo el rato aunque si tenerlo a mano.

    Hoy me han dicho que los niños deben llevarlo puesto todo el tiempo en embarcaciones de recreo tipo lanchas: 6 a 8 metros de eslora, bajo pena de multa de 1500€ por niño. ¿Es esto cierto? ¿Dónde puedo encontrar la normativa al respecto?

    Muchas gracias,
    José Luis

    • Juan Pedro Diego

      julio 30, 2014 2:02 pm, Responder

      Hola José Luis.

      No encuentro ninguna normativa donde se indique que los niños deban llevar el chaleco puesto en todo momento tal como te han indicado, ni el régimen sancionador que mencionas. Solo te puedo remitir a la Orden ministerial FOM/1144/2003 donde se establecen los dispositivos de seguridad abordo, donde se dice que los chalecos deben estar disponibles, pero en ningún momento se indica que se deban llevar puesto.

      En todos los años que llevo dedicado al Derecho marítimo e impartiendo formación náutica nunca he tenido conocimiento del hecho que mencionas. Sí te puedo decir que el chaleco es obligatorio llevarlo puesto en todo caso cuando se navega en motos de agua, independientemente de la edad.

      Invito a que si alguien conoce algo más sobre el tema haga su aportación mediante un comentario.

      Salud y buena proa,

      Juan Pedro Diego.

  2. carlos

    julio 4, 2015 8:02 pm, Responder

    Tenía entendido que los niños menores de una edad contaban como medio pasajero, estoy buscando y no encuentro nada al respecto

    gracias

    • Juan Pedro Diego

      julio 8, 2015 6:41 am, Responder

      Puede que te refieras a alguna normativa antigua. En la actualidad se distingue entre chalecos para adultos y chalecos para niños. Los chalecos para niños se clasifican por tallas. A parte están los chalecos para personas de gran volumen.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published