Barcos de ocasión consejos para su adquisición

Hay que tener cuidado cuando se quiere adquirir un barco de ocasión, ya que, en los tiempos actuales hay una necesidad de venta importante por parte de los propietarios, los cuales, se permiten rebajar la oferta que ofrecen a nivel económico, pero ello no significa que lo que adquirimos este en regla o sea una ganga. 

barco de vela navegando en calma

Consideraciones generales.

Antes de acordar la compra de una embarcación de ocasión tendremos que sopesar varios factores que nos eviten sorpresas desagradables a posteriori. Cuando los barcos son de ocasión, no suelen, en la mayoría de los casos, tener garantía, por lo que las posibles reparaciones que necesite ese barco en el tiempo venidero, elevará considerablemente el precio final o total de la adquisición. Especial cuidado debemos tener a los barcos que tengan más de seis años.
Lógicamente una de las características más apetecibles de los barcos de ocasión son el precio de venta, el ahorro que supone el estar exentos del 12% del total del impuesto de matriculación, puesto que el barco ya estará matriculado. Otra ventaja es la reducción del IVA al 6% del total que se paga. No obstante cabe destacar que las desventajas son numerosas.En el momento en el que una embarcación se pone en venta, normalmente el que vende intenta acondicionar o poner de manera atractiva las partes superfluas y aparentes para atraer a los compradores, disfrazando los posibles fallos. Para ello deberemos inspeccionar minuciosamente todo el barco. Cabe la posibilidad de que no estemos capacitados al cien por cien para realizar ese tipo de inspección pero para ello podremos contratar a un perito profesional para que haga una inspección exhaustiva del estado del barco, los posibles daños a reparar, el coste que supondría y que a su vez, presente una tasación actual contando con todos los pormenores.

Revisar documentación e I.T.B

Uno de los aspectos más importantes antes de decidir comprar un barco de ocasión es el de asegurarse de que la I.T.B esté actualizada y al día. También cabría visualizar la vigencia y los puntos del seguro. Saber si en las cláusulas se contempla el traspaso al comprador y este así lo solicitara. Toda la documentación debe estar en regla, y debemos asegurarnos de esto y ser cuidadosos con la categoría que nos interese. Cerciorarnos de que dicha embarcación no cuenta con pagos pendientes, ni que esté atado a posibles hipotecas o inesperados embargos y que pasaría a ser nuestra responsabilidad si no lo arreglamos todo antes.

Por supuesto, cuando vamos a comprar una embarcación de ocasión, deberemos tener en cuenta que siempre tendrá un pequeño deterioro, y este puede ser mínimo y circunstancial o bien, de un carácter importante. Un raspón en el casco por ejemplo, no supone un desembolso muy elevado, pero deberemos revisar concienzudamente una serie de apartados y puntos para saber si nos conviene realizar la compra de la embarcación.

Puntos vitales.

Para ello no debemos olvidarnos de inspeccionar con rigurosidad el casco, su obra viva como la muerta, intentando verificar que no haya sido expuesto a grandes reparaciones, que no presente en cubierta deslaminados, así como, no encontrar evidencias de osmosis. El motor es otro apartado a revisar, tanto como la transmisión. El sistema eléctrico también deberá ser comprobado y sin indicios de puntos sulfatados. Asegurarnos de que el timón y el sistema de gobernación funcionan como es debido.

Por lo que compete al caso de los veleros deberemos echar un vistazo al estado de la jarcia y el anclaje, así como, de cadenotes y el mástil. Revisaremos que la estanqueidad de escotillas y lumbreras funciona correctamente. Aplicando agua a presión con una manguera directamente a las juntas deberemos observar que no se están produciendo filtraciones de ningún tipo en el interior. También nos aseguraremos del funcionamiento de equipamiento y equipos electrónicos.

Por último consideraremos el estado en general del barco en cuestión.

Concluyendo con esto, no debe importarnos ser minuciosos aunque esto provoque molestias en el propietario, ya que, nos interesa ahorrarnos posibles contratiempos futuros. Al fin y al cabo, somos nosotros los que vamos a hacernos cargo de esa embarcación y queremos una serie de garantías para nuestro bienestar y felicidad.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

One Response

  1. javier

    noviembre 8, 2013 1:09 pm, Responder

    hola el articulo me parece de lo mas interesante . y seguro me servira.
    me gustaria si no es molestia alguien me dijese que barco es el de la foto de ese reportaje es precioso estoy intentado averiguar que marca de barco es gracias

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published