Un barco desmontable y un hotel flotante

¿Te imaginas llevar en el maletero del coche un barco desmontado y unir sus piezas en 15 minutos? ¿Qué te parece pasar unas vacaciones en una idílica isla virgen en un hotel flotante? Estas ideas que parecen sacadas del argumento de una película de ciencia ficción son en realidad proyectos que ya son tan tangibles y reales como cualquier otro con la capacidad de sorprender, además de ser algunas de las últimas propuestas que nos llegan desde las más prestigiosas firmas de ingeniería naval.

Su barco en menos de 15 minutos

Se llama Origo, mide 3 metros y pesa 64 kilos. Aparentemente da la impresión de ser una canoa superdotada, pero cuando se le coloca el mástil y se iza la mayor toma el aspecto de lo que es: un barco que se monta y desmonta en un cuarto de hora y se puede llevar donde quiera en el maletero del coche o guardar en el trastero de casa.

origo-kickstarter-1

Con el Origo quien no tiene un barco pero le apasiona navegar no puede alegar que su vehículo es pequeño o que su apartamento solo tiene 35 metros cuadrados. Este barco es capaz de reducirse al mínimo y ocupar el mínimo espacio. Sus diseñadores prefieren decir que hay experiencias que vienen en botes pequeños.

El Origo Boat 300 permite tener un bañera amplia en la que caben dos personas sentadas pescando. Su diseño ofrece la posibilidad de incorporar una pequeña vela que hace de mayor y un motor fueraborda popel de alimentación eléctrica. Es un barco diseñado para aguas interiores, pantanos, lagos, ríos tranquilos y aguas costeras sin mucho oleaje.

Una de las ventajas destacadas es que no requiere de llevar una caja de herramientas para hacer el montaje. El fabricante ha diseñado tornillos especiales y una llave “para todo” que permite armar el barco con seguridad sin necesidad de conocimientos. Es el barco ideal para los que disfrutamos con los “legos”.

El único inconveniente es que la familia Dolinsek, dos hermanos y su padre aficionado a la pesca, aún no han conseguido la inversión que necesitan para hacer que este barco llegue a las tiendas. La idea es que a través de una plataforma de participación “crowdfunding” el proyecto se materialice en 2016.

origo-foldable-boat

Ecoturismo náutico

“Sal y Agua” se llama el proyecto ruso que pretende crear habitaciones de hotel flotantes. No es un barco, ni un hotel, sino una combinación de las dos cosas. Una pequeña isla flotante pensada para pasar unas vacaciones en los lagos siberianos con unas vistas impresionantes.

Este hotel flotante, aún en fase de búsqueda de inversores, se basa en un edificio central a modo de marina con pantalanes donde estarían atracadas las habitaciones. Que en realidad no lo son, sino catamaranes de diseño vanguardista. Los clientes de esta curiosa hospedería flotante pueden soltar amarras y fondear en el lugar que quiera, y al día siguiente volver al atraque para continuar y realizar alguna excursión.

floatel-catamaran-4-e1437724906385

La idea busca ofrecer una alternativa turística ecológica en lagos, pantanos y aguas interiores de gran belleza y valor donde no es posible construir hoteles convencionales, dando la oportunidad a los visitantes de navegar sin salir de la habitación.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published