Pesca curricán de la lubina con señuelos artificiales

DEL LATÍN (LUPUS)  “LOBO”LA DICENTRACHUS LABRAX, O MÁS COMUNMENTE CONOCIDA COMO LUBINA, LLOBARRO O ROBALO, ES MUY ABUNDANTE EN LAS COSTAS ESPAÑOLAS Y AFRICANAS, AUNQUE CUANDO HABLAMOS DE PESCA CURRICÁN, MUCHAS VECES NOS DA LA SENSACION DE QUE ESA RIQUEZA EN EJEMPLARES ES SÓLO UN MITO, YA QUE LA MAYORÍA DE LAS VECES BRILLAN POR SU AUSENCIA…¿REALMENTE NO ESTÁN O SE ESTÁN PASEANDO JUNTO A NUESTROS SEÑUELOS Y NO LES PRESTAN ATENCIÓN?

EN ESTE POST INTENTAREMOS DESCIFRAR EL ENIGMA Y SENTAR LAS BASES PARA QUE NUESTRA PRÓXIMA SALIDA SE VEA RECOMPENSADA CON ALGUNO DE ESTOS EXCEPCIONALES PECES.

Todos hemos fantaseado con hacer grandes pesqueras de lubinas, o bien con un ejemplar ya crecido que no quepa en la pantalla de nuestra cámara de fotografiar, aunque no muchos lo consiguen.

La Lubina, o “lobo de mar” es un pez muy perseguido por su gran valor gastronómico, lo que lo hace terriblemente desconfiado. Bastará un cebo o señuelo que no esté perfectamente presentado, para que el animal lo siga durante un par de metros, y detecte enseguida que no es un cebo natural, y lo deseche inmediatamente.

Antes de entrar en “materia” deberemos tener en cuenta, al margen del cebo o señuelo que utilicemos, su forma de nadar, la velocidad apropiada, si profundiza, en ese caso cuántos metros.

Son muchas las incógnitas, aunque la respuesta es más sencilla de lo que creemos.

La velocidad en la Pesca curricán

Aunque muchos pescadores “expertos” insisten en frases como: Para pescar lubinas hay que ir a 2 nudos, o a 3, o a 4 o a 10, es una afirmación totalmente sin sentido.

La velocidad de pesca de la lubina, nos la marcará el cebo utilizado ¿Cómo saberlo? Sencillo, antes de largar líneas, debemos “probar” justo al lado de la embarcación el señuelo que queramos utilizar. La velocidad nos la marcará la natación del mismo. Hemos de asegurarnos que el movimiento que realiza el artificial, resulta “creíble” y se mueve de manera y viveza similar al pez pasto que puedan estar comiendo las lubinas.

Aunque pueda resultar algo “místico” debemos intentar imaginar cómo ve nuestro engaño, el depredador que pretendemos capturar.Enseguida aprenderemos a ver si un artificial navega demasiado rápido o lento. Cuando consigamos eso, ya tendremos mucho ganado en nuestro camino hacia el éxito.

Ejemplar capturado con técnica de pesca curricán

 

 Cuándo tentarlas

Las mejores capturas siempre se producen de Enero a Marzo, aunque debemos tener en cuenta algo sumamente importante: esta es la época en la que estos animales realizan la freza, por lo tanto deberemos soltar sin excepción todos aquellos ejemplares que tengan huevas. Cosa que detectaremos fácilmente al ver la hinchazón de su vientre.

Debemos valorar que una lubina de unos 4 kilos (que es cuando alcanzan la madurez sexual) desova del orden de ochocientas mil huevas (doscientas mil por kilogramo de peso aproximadamente) por lo tanto en este caso nuestra obligación es ser responsables y preservar nuestra afición. Lo aconsejable es hacer una fotografía para el recuerdo y devolver al mar este ejemplar con su prole.

También las encontraremos en los meses de abril a Septiembre, aunque siempre serán de menor tamaño.

Por norma será con las primeras luces del día cuando deberemos intentar su pesca, ya que a esa hora desconfían menos y es el momento que se acercan a poca profundidad para alimentarse de pequeños crustáceos, cefalópodos y de los pececillos típicos de estas zonas, serranos, juriolas, etc.

Lugares de Pesca

Sin duda uno de los mejores lugares para practicar la pesca curricán de la lubina son los roquedales costeros. Al alba.

Será mejor si el mar bate contra las rocas, ya que al amparo de la espuma, estos depredadores se camuflan para cazar. Es por ello que debemos, siempre con precaución, acercarnos lo máximo a las rocas para pasear nuestros engaños lo mas próximo posible a los apostaderos donde se alimentan.

Una vez entrada la mañana y con el sol más alto, las buscaremos a mayor profundidad siendo necesario, a veces, lastrar las líneas con plomos provistos de pinzas para tal fin.

Es una regla sencilla, a medida que el sol vaya estando más alto, deberemos ganar profundidad.

Existe una excepción: cuando por medio de la información de algún pescador profesional o bien simplemente buscando en las pescaderías, sabemos a ciencia cierta que hay en la zona “sonsos” o “lanzones”.

Siendo este  uno de los alimentos que más le gusta a la lubina, no dudara en perseguirlo durante todo el día para darse un buen festín. Es entonces cuando deberemos tantear su pesca en los arenales de poca profundidad donde normalmente se concentran estos peces pasto.

Otro excelente lugar para pescar estos depredadores es en las desembocaduras de los ríos, allí donde el agua dulce se mezcla con la salada.

En muchas ocasiones la lubina remonta incluso el río para alimentarse, creando así un mito entre algunos pescadores, que creen que son peces de agua dulce.

También en Julio y Agosto realizaremos buenas pesqueras haciendo pasadas con nuestra embarcación por los alrededores e incluso por el interior de la bocana de los puertos. Eso si, a última hora del atardecer, cuando falta aproximadamente una hora y media para la anochecida.

Es recomendable recordar que en verano muchas de las picadas serán de animales de pequeño tamaño y, teniendo en cuenta que las lubinas pueden alcanzar la edad aproximada de 20 años, con un peso de entre 12 y 15 kilos, deberemos soltar los inmaduros, pudiendo disfrutar de ellos en el futuro con una talla aceptable.

En breve, os seguiré contando el resto de técnicas. Pero eso será en la parte II y última de este post.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

One Response

  1. Tetxus Barandiaran

    agosto 28, 2013 7:33 pm, Responder

    Soy novato. He empezado a pescar desde cayak.
    Este post me ha parecido muy interesante. He aprendido varias cosas básicas sobre la pesca de la lubina. Intentaré ponerlas en práctica.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published