Támara y Berta, el nuevo skiff olímpico femenino

Hace algo más de un año que Támara Echegoyen y Berta Betanzos navegan juntas en 49er FX, el nuevo skiff olímpico femenino. La patrona fue oro en Londres 2012 en Match Race, mientras que Betanzos ha sido campeona mundial y europea de 470 F. La nueva pareja está compitiendo ahora en la ISAF Sailing World Cup de Hyères, y en el momento de escribir estas líneas está situada en el décimo puesto. Son la principal baza española en esta clase, una clase que es muy dura, según reconocen en esta entrevista concedida a la organización del Trofeo Princesa Sofía de Mallorca.

Berta-y-Tamara--Foto-Jesus-Renedo

“Estamos tatuadas de golpes por todo el cuerpo, aunque cada vez aparecen menos a medida que vamos controlando el barco”, reconocen las regatistas Támara Echegoyen y Berta Betanzos. Puntos en la rodilla, una mano escayolada, bultos, inflamaciones… son algunos de los percances sufridos mientras el tándem gallego cántabro se ha ido adaptando al 49er FX, un barco extremo en el que sólo llevan un año compitiendo.

De hecho, la mayor dificultad que se encuentra el tándem formado por la oro de Londres en Match Race y la campeona del mundo de 470 es controlar el barco con vientos fuertes y ola. “Es complicado, aunque a lo largo de este año hemos ido evolucionando muy bien”, señala Echegoyen, mientras Betanzos apunta que “es un barco que te exige tomar decisiones con mucha rapidez”.

Objetivo para esta temporada

Su principal objetivo para esta temporada está puesto en el Mundial de clases olímpicas que se disputará el próximo mes de septiembre en Santander, donde esperan clasificar a España para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

“Queremos ser el equipo que represente a nuestro país en los Juegos, aunque sabemos que queda mucho trabajo y camino por recorrer. El aprendizaje va parejo al tiempo. De momento, estamos contentas con nuestra progresión”, asegura la patrona gallega.

Ambas regatistas consideran acertada su apuesta por el 49er FX, ya que coinciden en señalar que “la adrenalina que te genera navegar a esas velocidades no se alcanza en otros barcos”, si bien también indican que “a mayor velocidad, mayor riesgo, y eso es lo que da espectacularidad a esta clase”.

“Hay mucho nivel en España en la modalidad masculina del 49er y eso nos ayuda a mejorar rápidamente”, comenta Echegoyen, para quien es “todo un reto navegar en esta clase, un cambio radical a todo lo que había hecho con anterioridad”.

Támara y Berta se sienten cómodas navegando y compitiendo juntas porque confiesan ser “muy parecidas a la hora de trabajar y exigirse”.

“Creo que formamos un buen tándem y que nos complementamos muy bien. Hemos conseguido unificar nuestras respectivas experiencias y contar con un equipo que nos ayuda a afrontar cada regata: entrenador, preparador físico, masajista…”, señala la regatista cántabra.

Sus jornadas de trabajo comienzan a las 8.00 de la mañana y se extienden hasta pasadas las 21.30 horas, donde combinan los entrenamientos en el agua y en el gimnasio, la reuniones técnicas o el visionado de imágenes de regata.

Su base de entrenamiento está en Santander, aunque suelen viajar a diferentes sitios como Palma para entrenar con diferentes condiciones meteorológicas típicas.

Respecto a la preparación física, las deportistas reconocen que no es excesiva: “Entrenamos las mismas horas que antes pero de diferente forma. Lo importante ahora es ser ágiles”.

 

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published