Satélites Meteorológicos

La información que recibimos sobre altura de oleaje, viento, previsión y pronóstico para zonas concretas de navegación en alta mar, no la ofrecen las boyas meteorológicas ubicadas en las cercanías de la costa, que sin mermar un ápice su importancia sólo controlan los parámetros del litoral. Esa información proviene de los satélites meteorológicos.

En medio de la nada, cuando alrededor sólo hay agua y quedan aún muchas millas para llegar a destino o regresar a tu puerto de origen, recibimos el boletín meteorológico haciéndonos sentir acompañados o al menos no tan solos por unos instantes, especialmente si el tiempo no es grato para pisar cubierta.
Los satélites meteorológicos de la organización intergubernamental europea EUMETSAT creada por las agencias de meteorología de 28 países que tiene, entre otras funciones, la de suministrar los datos procedentes de sus satélites para la predicción meteorológica marítima general.

Sus satélites de baja y media cota proporcionan información de los mares y océanos, tanto a nivel costero, terrestre y atlántico para su entrega a los miembros de la organización. España está representada por la AEMET.

imagen satelites meteorologicos

Fuente Eumetsat

Satélites meteorológicos de ámbito marítimo.

Ciñéndonos exclusivamente al ámbito marítimo esta agencia tiene en órbita el satélite Jason-2, con un peso de 500 Kg. incorpora un altímetro radar Poseidón que es capaz de medir la distancia existente entre la superficie del mar y el centro de la tierra con un error de 33 mm.

También envía información a la agencia estadounidense NOAA, ambas reciben los datos y mediciones para realizar los cálculos meteorológicos. Hace muchos años, cuando no había satélites, existían unos barcos propiedad de la Organización Meteorológica Mundial que dando vueltas a una extensa área de competencia transmitían los datos del mar “in situ”. En el Atlántico se encontraba el barco “K”, él mismo transmitía vía morse sus predicciones para los buques que lo solicitaban en su zona de influencia.

Entre sus funciones principales, la del satélite, se encuentra la de dar soporte a la oceanografía operacional, concepto acuñado para definir las medidas y muestreos realizados en océanos, mares y atmósfera y su interpretación y difusión de forma sistemática, es decir los periódicos boletines y avisos de temporal. Entre ellas se encuentra las alturas de las olas, la velocidad del viento y la topografía de la superficie del mar de áreas concretas.

La información de la altura de la superficie del mar facilita el estudio de la evolución de las olas de superficie en relación con los vientos de la zona, las corrientes oceánicas, tormentas, frentes y masas de aire.

Jason-3 el último proyecto de la familia que sustituyó a los Topex, se unirá a Jason-2 reemplazando al 1 en la misma órbita, dando continuidad a la labor que desarrollaba este último. Se lanzará en 2015, – si la crisis lo permite, estaba previsto lanzarlo en 2013 pero la propia página web de Eumetsat anuncia ahora la fecha para dentro de dos años – la NOAA también se asociará y la agencia espacial francesa será el coordinador técnico del proyecto. La NASA realizará el lanzamiento del satélite.

Para el año 2020 está previsto su relevo por el Jason-CS, pero esa fecha nos queda muy lejos a muchos de los navegantes de hoy, a saber si ya estaremos juntos con el otro Jason, el mítico.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published