¿Qué está pasando con nuestros olímpicos?

No hace mucho tiempo España encabezaba el ranking mundial de vela olímpica por países. Cuatro o cinco tripulaciones estaban siempre en puestos de podio. Pero en las clasificaciones que acaba de publicar la Federación Internacional de Vela (ISAF) sólo dos parejas se encuentran en el top ten. ¿Qué está pasando?

El otro día leí el artículo que la prestigiosa revista internacional Seahorse ha dedicado al pasado Trofeo Princesa Sofía. En el mismo, el autor daba una buena llamada de atención al equipo preolímpico español de vela, que a pesar de navegar “en casa” había cosechado sólo un bronce en la etapa española de la Copa del Mundo. Pasadas unas semanas la situación no es que haya mejorado, sino que ha empeorado: España ha vuelto de manos vacías de la cita de Hyères.

Iker_TaraNACRA_140324mm5188

A todo esto, la ISAF publica los rankings mundiales de vela olímpica, incluyendo los resultados del Sofía e Hyères, y descubrimos que sólo hay dos tripulaciones españolas en el top ten (atención, no es un error, lo he escrito bien: en el top ten y no en el podio) de sus respectivas clases. Se trata de Támara Echegoyen y Berta Betanzos, novenas en 49er FX, e Iker Martínez y Tara Pacheco, décimos en Nacra 17.

Támara y Berta han subido desde la décimo tercera plaza, tras firmar un séptimo en la cita de Hyères (la mejor actuación española).

Iker y Tara no estuvieron en Hyères por la rehabilitación que está haciendo la tripulante grancanaria tras operarse de los antebrazos, pero aún así se mantienen entre los diez mejores del mundo de Nacra 17.

En el resto de clases, especialmente sorprendente es la posición de los windsurfistas. Blanca Manchón es décimo tercera en RS:X F, cuando no hace mucho estaba luchando entre las mejores. De la vigente campeona olímpica, Marina Alabau, no digo nada porque ha estado algo más de un año sin competir entre el embarazo y la maternidad, y ya es admirable que haya vuelto a subirse a la tabla tan pronto. En categoría masculina, Iván Pastor lideraba el ranking hace tres meses y ahora ha caído al vigésimo sexto puesto.

 

Los de 470 M aún se salvan, con Onán Barreiros y Juan Curbelo en la décimo quinta posición. Pero a partir de aquí la situación es bastante mejorable, con la salvedad de los jovencísimos Diego Botín y Pablo Turrado, que de momento son vigésimo cuartos en la clasificación de 49er pero que de seguir así van a subir como la espuma. Del resto, me limito a listar las posiciones: Marina Gallego y Fátima Reyes son las vigésimo primeras de 470 F; Alicia Cebrián es la 32ª de Laser Radial; en Finn, Alex Muscat es el 47º, y en Laser Standard Joaquín Blanco es el 48º. Son los primeros españoles clasificados.

Tamara-Echegoyen-y-Berta-Betanzos

Ante este panorama, mejor no buscar el gráfico del ranking por países, porque España no aparecerá en él.

Es inevitable comparar esta situación con la de las dos anteriores olimpiadas. España ocupó por primera vez en la historia la primera plaza en la clasificación de vela olímpica por países en la última temporada de la olimpiada de Pekín. Luego, durante la de Londres, fue líder mundial durante varios períodos, destacando el lapso del 22 de agosto de 2010 al 9 de febrero de 2011, a año y medio de los Juegos de Londres.

“El hecho de llevar seis meses liderando el ranking mundial de vela olímpica al empezar un año preolímpico nos llena de satisfacción y nos indica que estamos trabajando en el buen camino, que podemos llegar a Londres con opciones serias de medalla, aunque aún queda mucho y hay que seguir trabajando paso a paso”, explicaba en aquella ocasión Alejandro Abascal, director deportivo de la Real Federación Española de Vela.

Supongo que no hace falta recordar -pero por si acaso lo hago- que en Londres la vela española logró dos oros (de los tres que consiguió toda la delegación española), de la mano de Marina Alabau en RS:X F y Támara Echegoyen, Sofía Toro y Ángela Pumariega en la desaparecida clase olímpica Match Race Femenino. También dos medallas se lograron en Pekín, el oro del Tornado de Fernando Echávarri y Antón Paz y la plata “dorada” de Iker Martínez y Xabi Fernández en 49er.

La situación actual, en cambio, puede indicar varias cosas. O que nuestros deportistas ya no son tan buenos como antes (algo que no me creo, es verdad que ha habido renovación en muchas clases pero en la mayoría tenemos a regatistas de calidad que pueden luchar entre los mejores) o bien que nuestros atletas no están disputando las regatas que deberían hacer para poder seguir sumando puntos para los rankings de la ISAF (que funcionan más o menos como el de la ATP de tenis). Seguro que en algunos casos es por preferencias personales (Iván Pastor me contaba que este año prefería entrenar más y no competir tanto como en años anteriores), pero en otros casos es porque no hay dinero. Es una pena que el deporte español más galardonado en la historia de los Juegos Olímpicos tenga que verse así.

La próxima actualización de los ranking mundiales de clases olímpicas se publicará el día 2 de junio, pero dudo que las cosas mejoren.

Al equipo, a los regatistas, muchos ánimos.

 

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published