Palometones al Curricán con Equipo Ligero

 De la familia de los carangidos, el palometón (lichia amia) presenta siempre un combate al limite. Si a eso le añadimos la “fragilidad” del equipo, nos aseguramos unas jornadas de pesca inolvidables.

Con la aparición de  técnicas muy de moda, como el Jigging, a veces orientamos nuestras salidas de pesca costera exclusivamente a buscar depredadores de fondo, (serviolas, dentones, etc..) y olvidamos que en apenas 2-3 mts de agua, podemos encontrar un adversario que pondrá a prueba el mejor de los equipos, y a los pescadores mas experimentados.

Texto y Fotos: Capt. SERGI BURILLO.

¿Por qué equipos ligeros?

No hay que llevarse a engaños, ligero no significa en ningún caso de baja calidad.He visto más de una vez cañas partidas a la altura de la empuñadura, o frenos de carretes literalmente pulverizados en la primera carrera.Parar a un palometón de 15 a 20 kilos no es tarea fácil, pero en eso estriba la emoción de esta pesca.

Yo utilizo cañas de 12 a 20 lbs de acción media, y de entre 160 y 180cms. (imprescindible cruceta al final de la empuñadura) con anillas y mango fuji y con carretes de tambor fijo tamaño 5000 y sobre todo un freno muy potente.

Para evitar sorpresas recomendaría carretes tipo Shimano Stella o Daiwa Saltiga, que aunque no siempre el precio equivale a una buena calidad, en este caso está totalmente justificado. Podemos pescar este tipo de peces con cañas de curri y carretes de tambor fijo de 30 , o hasta incluso de 50 lbs, aunque si lo que pretendemos es un combate con un mínimo de deportividad, lo desaconsejo totalmente.

Respecto a la línea, recomiendo cargar la bobina con trenzado de unas 40 lbs de resistencia. El motivo de ello, es que el trenzado al carecer de elasticidad, garantiza una mejor clavada. La bobina deberá estar provista por lo menos de 200 mts de línea, ya que es muy normal que la primera arrancada de una buena picada nos saque más de 50 mts de hilo.

Como bajo de línea, pondremos unos 10 mts de monofilamento del 40 al 60, no siendo imprescindible fluorocarbono.

 Cebos y Señuelos.

Sin duda lo más efectivo para estos peces, y para la mayoría de los depredadores, es el cebo natural, siendo la caballa y la llisera o mujól los más comunes.

En el caso de la llisa, debemos siempre que podamos, conseguirla viva, lo cual es relativamente sencillo en el interior de los puertos (en los cuales este permitido pescar) o en las mismas bocanas, con una caña de unos 200-250 cms, brumeando la zona con sardina machacada y pan, y utilizando un anzuelo del 5 y una pequeña boya. Haremos pequeñas tiras de sardina y con ellas cebaremos el anzuelo.

La medida máxima de las llisas que utilizaremos, será de unos 30 cms.(mas pequeñas no aguantan demasiado tiempo vivas, y mas grandes dificultan el clavado del palometón, mordiendo a veces por zonas donde no está el anzuelo.

La idea es que tenga el tamaño apropiado para que el palometón con su gran boca trague completamente la llisa, quedando clavado al instante. Para mantenerlas vivas, existen en las tiendas de pesca unos oxigenadores a pilas, que las mantendrán en perfecto estado toda la jornada. Recordar que nunca, debemos tirar las pilas agotadas al mar, al igual que ningún otro tipo de deshechos, el mar no es un basurero.

La manera de usar la llisa es sencilla, se clava con un anzuelo por el labio superior, intentando causarle los menores daños posibles, y se cala a unos 25-40 mts por popa. La velocidad debe ser de unos 2 nudos, ya que al estar el cebo vivo, ya tiene suficiente atracción, no es así en el caso de que muera, que seremos nosotros los que deberemos imprimirle algo de “vida” aumentando la velocidad, o bien a “golpes”de motor.

A la caballa, deberemos pasarle a través del orificio anal el terminal con el anzuelo colgando haciéndoselo salir por la boca, y uniéndolo al bajo de línea. El anzuelo debe quedar presentado con medio cuerpo fuera del orificio anal. No estará de más, asegurar la fijación del anzuelo con unas vueltas de hilo elástico, ya que así evitaremos que la tracción desgarre el cebo, perdiendo así toda efectividad.

Debéis siempre plomar la línea a unos 15-20 mts de distancia del cebo o señuelo, con plomos de pinza especiales para curri, que variaran en peso dependiendo de la profundidad. En este caso, la velocidad deberá ser de unos 2,5 a 3 nudos con aguas turbias, y de unos 3,5 nudos en el caso de aguas transparentes.

Por internet circulan innumerables páginas mostrando mil y una maneras de montar correctamente los cebos naturales.

Os recomiendo que utilicéis terminales finales “a prueba de dientes” ya que aunque el palometón no corta la línea, si que en las zonas por donde estos se mueven, suelen haber tallahams o anjovas, que cortan el nylon con suma facilidad por disponer de dientes afilados como cuchillas.

pesca currican

El anzuelo a utilizar será de medida no inferior al 6/0 de gran calidad, tipo Owner, Gamakatsu, etc. Un consejo sobre el anzuelo: que sea lo menos grueso posible, ya que la clavada será siempre mucho mas profunda y tendremos menos picadas fallidas.

Para conseguir la caballa, la manera mas sencilla es, con la primavera ya avanzada, tentarlas en las bocanas de los puertos con artificiales tipo pins minow`s de Yo-zuri tamaño de 7 a 9 cms, o bien el modelo Tobimaru color azul y plata también funciona muy bien.

La medida apropiada para ser un cebo valido será de unos 30-35 cms.

También podemos pescarlas ,  a pleno sol en los meses cálidos, curricaneando con un equipo muy ligero utilizando como cebos pequeños anguilones e incluso lombrices de tierra armadas con un pequeño anzuelo. Deberemos tentarlas alrededor de boyas, viveros, estructuras sumergidas, y rocas profundas que emerjan casi hasta la superficie

Es recomendable utilizar como es lógico, los cebos naturales lo mas frescos posibles, ya que pueden marcar la diferencia entre una buena jornada, y una nefasta.

Fin de la primera parte…

 

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published