Los interrogantes del incendio del Norman Atlantic

La peor situación de emergencia a bordo de un buque es un incendio, especialmente cuando se trata de un barco cuyas instalaciones son compartidas por pasajeros y mercancías peligrosas. Situación que se dio en el fatídico incendio del ferry italiano Norman Atlantic y que se ha cobrado la vida de 13 personas, incluidos dos marineros de uno de los remolcadores de rescate y que a buen seguro tendrá consecuencias en las seguridad en la mar. Todo ello con la pasmosa incertidumbre de desconocer el número real de pasajeros que iban a bordo en el momento del accidente.

norman atlantic

El peor día de los Santos Inocentes

El buque Norman Atlantic (antes Akeman Street y Scintu), clasificado como buque pasaje y carga rodada, se dio por fuera de servicio el 28 de diciembre de 2014 a las 14:54 UTC en aguas del mar Adriático a causa de un incendio a bordo, del que aún se desconoce el origen, y cuyo número de pasajeros no ha podido ser confirmado. A esa hora fue el último reporte realizado automáticamente por el AIS del barco, ya por entonces objeto de labores de rescate en las que participaron al menos siete buques, varios de ellos mercantes que se encontraban en ruta en la zona del siniestro.

Muy al contrario que el famoso y mal parado capitán del Costa Concordia, Schettino, el capitán del Norman Atlantic, un italiano sexagenario, Argilio Giacomazzi, fue el último en abandonar el barco. La fiscalía lo ha imputado, mientras los medios de comunicación le han colocado la impronta de héroe, por haber cumplido su deber de permanecer a bordo hasta el final del rescate.

norman atlantic 2

Causas del incendio

Poco se sabe aún de las causas del incendio, una cuestión de corresponde atender a los investigadores tras examinar cautelosamente los restos del barco. Sí se sabe que en el momento de la tragedia el Norman Atlantic navegaba atravesando un temporal con olas de hasta 6 metros de altura y rachas de viento que llegaron a alcanzar los 120 kilómetros por hora. En esas condiciones y con el barco cargado con 128 unidades de carga rodada, según el manifiesto de embarque, se declaró un incendio en la cubierta principal de carga alrededor de las 0330 UTC.

Las declaraciones de los pasajeros hacen notar que una hora después el incendio se había extendido por la bodega y afectaba a varias zonas del barco, sin que la acción de la tripulación pudiera sofocarlo. Aquí, con en otros accidentes producidos en la mar, se da la dichosa ley de Murphy: “si algo puede salir mal, saldrá mal”. A la circunstancia del fuego se le suma la noche y el descanso en que se encontraba la tripulación.

La causa probable del fuego apunta a una chispa surgida en la bodega que habría entrado en contacto con aceite de algunas de las cuatro cisternas que transportaba el barco. Esta carga está clasificada como mercancía peligrosa según el Código IMDG. Si bien, el Norman Atlantic cumplía con los preceptos para transportar mercancías peligrosas en bultos y tenía en vigor los correspondientes certificados. Sí es de mencionar que unos días antes del siniestro una inspección del Memorandum de París, MOU, detectó varias anomalías en los sistemas de lucha contra incendios, entre ellos las puertas contra incendios.

norman atlantic 3

Otras fuentes mencionadas por diarios italianos apuntan a que podría haberse colado un polizón a bordo y que sería el que habría originado el fuego, hipótesis que se han puesto en entredicho, dado que el barco cumplía con lo estipulado en los protocolos de seguridad y acceso a bordo de la OMI.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published