La mayor estupidez de Alex Thomson

Él mismo lo ha reconocido: “Ha sido la mayor estupidez que he hecho en mi vida”. Y no son pocas las locuras que ha hecho este navegante británico, un toro de los océanos. La última es espectacular: ha trepado hasta la punta del mástil de su barco y se ha lanzado al agua en plena navegación, desde una altura aproximada de 12 metros.

La proeza forma parte de una campaña publicitaria de su patrocinador de toda la vida, Hugo Boss. Y no es nueva. Hace cuatro años ya hicieron algo parecido: entonces Alex Thomson se subía a la quilla de su barco –escorado al máximo para la ocasión- desde una moto de agua para, tras un paseíto en modo acrobático, tirarse al agua. Necesitó varios intentos para conseguirlo, pero lo importante fue que el vídeo logró una difusión viral.

El reto ha sido ahora más temerario. El navegante trepa por el mástil de su Imoca Open 60, también escorado. Sin arnés ni ningún tipo de protección, sólo enfundado en un elegante traje Boss –resistente al agua, eso sí-, cual James Bond en acción, Thomson recorre los 30 metros del mástil, como un edificio de 10 pisos, mientras el barco navega a unos 10 nudos de velocidad en una jornada con 18 nudos de viento en aguas de la bahía de Cádiz. El británico llega a la punta del palo cuando el barco está escorado 60 grados, y entonces salta y se zambulle de cabeza en el mar, con un impecable plongeon, desde una altura de unos 12 metros. Y eso que reconoce tener miedo a las alturas.

“Millones de personas vieron las imágenes de mi paseo por la quilla –ha contado-. Desde entonces siempre me preguntaban ‘¿cuál es la próxima?’, y tenía claro que tenía que hacer algo más grande”. 

 “Llevábamos mucho tiempo planeando este truco –ha añadido Thomson-, y hay muchas cosas que podrían haber salido muy mal: el viento podría haberse separado del mástil y catapultado contra la cubierta, podría haber entrado en el agua con un ángulo incorrecto o haber reaparecido en la superficie demasiado rápido. Por suerte y a pesar del miedo que tengo a las alturas, lo hemos conseguido. La acrobacia era mucho más peligrosa de lo que jamás había imaginado. Ha sido la mayor estupidez que he hecho en toda mi vida”.

Para prepararse, Alex Thomson recibió clases de saltos desde un trampolín de 10 metros en una piscina, “pero la realidad, en un barco moviéndose a alta velocidad, ¡estuvo a un millón de millas de distancia!”, ha reconocido el regatista, al que durante el rodaje del vídeo acompañaban su equipo de apoyo habitual (Ross Daniel fue el encargado de gobernar el barco con la responsabilidad de mantenerlo con una escora fija y a rumbo estable), los cámaras y un equipo médico y otro de buceadores.

El vídeo, bautizado con el nombre de “The mast walk”, ha recibido ya unas 430.000 visitas, en sólo tres días desde su publicación en Youtube.

Alex Thomson participará en la próxima Barcelona World Race con el alicantino Pepe Ribes, siempre a bordo del Hugo Boss, tras haber quedado tercero en la última Vendée Globe. En la anterior vuelta al mundo a dos un apendicitis le impidió participar en el último momento, y en la primera edición quedó segundo junto a Andrew Cape. Su barco suele ser más pesado que el de sus rivales, para aguantar la caña que le da “el toro de los océanos”.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published