La falta de carpinteros de ribera favoreció el hundimiento de un pesquero en Huelva

Leyendo el título del encabezado se puede pensar que más que un blog de navegación este artículo responde a la prensa amarilla. Pero más allá de elucubraciones vanas existe una realidad constatada por el último informe de la Comisión Permanente de Investigación de Accidente e Incidentes Marítimos (CIAIM) a tenor del hundimiento en enero de 2014 del pesquero Yolanda en Huelva.

Los hechos

A HRB 0500 del 2 de enero de 2014 el pesquero Yolanda parte del puerto de Punta Umbría con rumbo ESE. La tripulación la integran el patrón, un mecánico naval y un marinero.

A HRB 0700 la embarcación se sitúa sobre el caladero y comienza la operación de captura de la chirla utilizando una draga hidráulica o rischio. En ese momento un tripulante aprecia una abundante entrada de agua por la zona del codaste y la bocina.

Tras informar al resto de tripulantes dispusieron varias bombas de achique y baldes manuales para achicar el agua acumulada en la sentina.

Minutos más tarde, al comprobar que la capacidad de achique era inferior a la vía de agua la tripulación solicitó el remolque a varios buques próximos.

A HRB 0903 se recibe en Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Huelva la petición de auxilio por parte de uno de los pesqueros que acudieron al rescate.

En ese momento el patrón ordena el abandono de la embarcación ante su inminente hundimiento pasando la tripulación al pesquero Hermanos Ares.

A HRB 0908 se reiteró por parte de los buques que prestaban auxilio la necesidad de que Salvamento Marítimo interviniera urgentemente ante el riesgo inminente de hundimiento de la nave.

A HRB 0909 partió del puerto de Mazagón la Salvamar Alborán.

A HRB 0925 la Salvamar Alborán llegó a la zona del siniestro. Para entonces la embarcación Yolanda se había hundido.E_P Yolanda CIAIMEl barco

El buque Yolanda era una embarcación dedicada a la pesca profesional extractiva de chirla, dotada de draga hidráulica en proa para las faenas pesqueras. Se construyó en madera en 1981 por un carpintero de ribera de Sanlúcar de Barrameda. Estaba dotada de un motor diesel de 98,6 CV; con una eslora de 12,83 metros, 3,4 metros de manga y 14,21 GT de arqueo.

La embarcación había pasado por varios propietarios en los últimos años. La última varada se realizó varias semanas antes del hundimiento, justificada por la sustitución de varios metros de tablazón y reparaciones en el codaste, limera y bocina. Zona donde se apreció el fallo estructural del barco.

Condicionantes del hundimiento

La pesca de la chirla con draga hidráulica proel se realiza con fondeo del ancla de popa, hundimiento del rischio y posterior maniobra de navegación hacia atrás arrastrando el arte de pesca sobre el fondo. La operativa comprende varias maniobras hasta concluir el círculo de borneo.

El día del accidente el estado de la mar era de marejadilla, con mar de fondo del W y altura significativa de la ola de 2 metros. Viento del SW de fuerza 3 y visibilidad buena.

Causas del hundimiento y conclusiones

Según se explica en el informe de la CIAIM se pueden determinar varias causas probables del hundimiento, accesorias todas unas de otras (la fatídica Ley de Murphy).

De una parte se sospecha de que el tipo de faena con navegación hacia atrás repetidamente pudo dar lugar a que la hélice o el codaste chocaran con un tronco u objeto flotante en superficie sin que se percatara la tripulación.

Por otro lado, la embarcación navegaba sin seguro por la imposibilidad de encontrar una agencia que se hiciera cargo del riesgo, según el patrón, lo que da idea del estado de la nave.

La puesta en marcha del motor suponía la previa liberación de la prensaestopa de la bocina, que favorecía el enfriamiento del eje y permitía la entrada de agua al interior del barco.

Por último, aunque no concluyente, el informe destaca que la falta de carpinteros de ribera, por ser una profesión en extinción, pudo estar detrás de un incorrecto o deficiente mantenimiento y labor de reparación. Aunque no hay una relación causa efecto, sí que es un dato llamativo y un aliciente que se sumó al suceso en alguna forma.

El informe completo se puede consultar en la página web de la CIAIM.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published