Elegir el barco y los opcionales

Para nuestro crucero de verano, ya hemos elegido el destino y la compañía de chárter. También tenemos la tripulación seleccionada. Ahora toca seleccionar el barco que vamos a alquilar.

Los barcos que se ofertan en el mercado del chárter están preparados para el crucero, es decir, son cómodos y de interiores amplios y habitables, luminosos y ventilados; es más, es difícil encontrar un 30 pies para alquilar, ya que normalmente el chárter se hace entre varias personas. Encontraremos modelos de crucero y de crucero regata, pero los más regateros son casi inexistentes, salvo casos especiales (algunas compañías chartean plazas en barcos de regata, para participar en una travesía atlántica, por ejemplo). Por otra parte, en la mayoría de casos son embarcaciones nuevas o de pocos años, por lo que es una gozada navegar en ellas.

DSC_0050-(1)

Así, aparte de una cuestión de presupuesto y de gustos personales (que tengamos preferencia por una marca u otra), la elección será casi simplemente cosa de cálculo: si somos ocho personas, necesitamos un barco de cuatro camarotes, por tanto de eslora sobre los 42 pies. Lógicamente, si contratamos patrón también habrá que contarlo. En este sentido, algunos cruceros de cierto porte disponen de un camarote reducido para el patrón.

También es importante considerar la conveniencia de disponer de dos baños, sobre todo si la tripulación llega a las ocho personas, o incluso con seis personas a bordo si la duración del crucero es larga y no pensamos recalar mucho en los puertos.

En este caso, también habrá que pensar en la importancia de tener unos buenos tanques de agua, al menos si queremos disfrutar de una duchita diaria. Ya sabemos que la sal conserva, pero si somos una tripulación de seis u ocho personas es fácil que a alguien le guste pegarse una buena ducha después de una jornada de sol y agua de mar. Por supuesto, si pasamos la noche en puerto siempre podemos ir a los vestuarios, pero si pernoctamos en una calita entonces habrá que tener en cuenta la capacidad del tanque de agua.

Asimismo, hay que pensar en la idoneidad de un molinete de ancla y de velas enrollables; son comodidades con las que un barco de chárter suele venir, pero conviene asegurarse.

Por último, indispensable en un crucero es la neumática auxiliar para poder bajar a tierra, porque ya sabemos que el muelle de la calita o del puerto normalmente lo encontraremos a rebosar. Muchas veces no se incluye en el pack básico, porque es un añadido. Otro posible opcional se refiere al spinnaker o gennaker (aunque muchas empresas ya ni lo ofrecen).

 

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

2 Responses

  1. `Federico

    marzo 28, 2014 4:11 pm, Responder

    Muy buen post! En Myweekcharter recomendamos a todos nuestros clientes españoles que lo lean, muy buena explicación de las cosas a tener en cuenta para alquilar una embarcación.

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published