El AIS, instrumento excelente para pillar a los desaprensivos.

Sucedió a principios de la semana pasada, se generó un apagón de comunicaciones en la isla de Formentera, la red de ADSL de la isla quedó sin servicio. Aunque las comunicaciones por voz no quedaron afectadas, ni por móviles ni por red física, al derivarse por los radioenlaces existentes, pero los datos tuvieron un colapso total.

Afectó a comercios, oficinas, bancos y particulares, por cable y por 3G. Los costes se están aún valorando, sin entrar en la propia reparación de la avería que ya es bastante, se está a la espera del buque cablero que realiza el mantenimiento de los cables del Mediterráneo que está viniendo procedente de Sicilia.

Y todo porque a un yate de lujo de gran porte se le ocurrió fondear donde no debía, en el área de Es Jondal, playa de Cala Saona, a unos 25 metros de profundidad. Arrancó parte del cable submarino de fibra óptica de Telefónica que une la isla con Ibiza.

 AIS elementos sistema submarino

Dichos enclave y cable submarino están perfectamente registrados en las cartas náuticas, no hay posibilidad de duda, siempre y cuando se observe y se tomen en cuenta los detalles de la carta, claro está, cuestión que al parecer no se hizo ya que si no la rotura hubiera sido deliberada.

En esta información no entro en la valoración que ha causado en la isla la paralización de la práctica totalidad de la economía local que seguro que es bastante.

Pero si quiero destacar la importancia que ha tenido para lograr averiguar quién ha sido el causante del desmán, la red AIS de Telefónica, la cual independientemente del control de tráfico marítimo que realiza tiene otras vertientes que por desconocidas no dejan de tener su importancia. Una de ellas es el control de los entronques de cable submarino existentes en todo el territorio costero nacional.

Los ficheros históricos que se guardan sobre el paso de buques han permitido identificar al yate de marras y a partir de ahora se inicia el procedimiento de denuncia para requerirle el pago de los costes causados, de reparación, operativos, a terceros, etc…

De todas maneras el énfasis hay que ponerlo en la falta de seriedad existente en gentes de mar que cuando salen a navegar piensan que todo está permitido especialmente cuando se trata de momentos de ocio y diversión. El responsable, sea capitán o patrón  del yate tiene la obligación de cumplir y hacer cumplir los reglamentos y normas de navegación, atraque y fondeo, las cuales son bien claras y concisas.

Sería interesante saber las razones que alegarán en su descargo cuando les llegue la denuncia por daños y perjuicios que se realiza siempre que un buque mercante, pesquero o deportivo se introduce en áreas prohibidas, la carta náutica del área donde se ubica el cable está perfectamente dibujada y no tiene justificación un despiste.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

One Response

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published