Solo el 0,4% de los barcos son ecológicos

Las últimas semanas de 2015 la actividad de los astilleros de buques mercantes se ha visto considerablemente aumentada. El motivo fue que el pasado 1 de enero de 2016 entró en vigor el último cambio normativo obligado por la Organización Marítima Internacional -OMI- en lo referente a emisiones contaminantes. Razón que ha llevada a las navieras a acelerar la “puesta de quilla” en las dársenas de construcción antes del día de san Silvestre y evitar las restricciones de la nueva norma.

ship-981597_640

Esta práctica común que se repite cada semestre -cuando entran en vigor los acuerdos internacionales en materia marítima- tiene una especial repercusión en esta ocasión.

La normativa OMI que rige en los buques de nueva construcción está referida a temas ecológicos. Si bien el transporte marítimo no se ha visto especialmente comprometido por la última cumbre climática de París, sí que la OMI viene restringiendo las emisiones contaminantes e imponiendo medidas para hacer a los barcos más ecológicos.

Con la nueva norma marítima en la mano, los barcos construidos a partir del 1 de enero se clasifican como de Nivel III en lo referente a las emisiones. Estos buques cuentan con sistemas de reducción catalítica selectiva.

La reducción catalítica selectiva (SCR) es un sistema de control de emisiones por la actuación de agentes químicos, especialmente destinado a los óxidos de nitrógeno (NOx). Los equipos instalados a bordo consiguen reducir la emisión de estos gases de efecto invernadero en porcentajes que van del 70 al 90%.

Según la OMI, hasta la entrada en vigor de la norma, tan solo 70 barcos tenían instalados equipos de reducción catalítica selectiva hace un año. A la fecha de la entrada en vigor de la norma, se contaban 300 buques con los dispositivos instalados. Cifra que supone un minúsculo 0,4% de la flota mundial. La Organización confía en los acuerdos sobre contaminación y lucha contra el cambio climático vaya poco a poco dando sus frutos, a lo que se suman iniciativas como reducir el consumo de carburantes instalando velas en los buques mercantes, aprovechar la energía solar mediante paneles instalados en los buques o utilizar el GNL como combustible marino.

En lo que respecta a las embarcaciones de recreo, corresponde a la Unión Europea la legislación en materia de emisiones contaminantes de los motores marinos. Categoría legislativa a la que cada vez dedica mayor atención.

Comparte esta información

¿Te ha gustado el Post?

¿Quieres recibir un resumen semanal con nuestras últimas publicaciones?

 

Deja un comentario

(*) Required, Your email will not be published